En la historia siempre ha habido gente que ha intentado hacerse rica con la lotería y los juegos de azar. En ocasiones con más maestría -como hizo el filósofo francés Voltaire- que en otras, como pasó con este grupo de estafadores mexicanos. Podría ser una nueva temporada de La Casa de Papel que sale mal.

El 22 de enero de 2012 se produjo el golpe más sonado en el sistema de lotería y apuestas de México. Los ladrones consiguieron robar más de 160 millones de pesos (8 millones de euros) simulando previamente los sorteos llamados Melate y Revancha, y haciéndolos pasar por buenos unas horas más tarde a través de la televisión.

La banda estaba formada por cuatro altos funcionarios de la empresa Pronósticos para la Asistencia Pública -encargada de las quinielas deportivas y los juegos de azar- dos trabajadores de la empresa Just Marketing -que producía el programa televisivo del sorteo- y la modelo encargada de mostrar los números de la combinación ganadora.

José Luis Mangas, Héctor Hugo López, Gustavo García, Carlos López, Jorge Ibarra, Ramón Sánchez y Sara Solórzano se prepararon para la actuación: representar el sorteo 2.518 de Melate y Revancha. El jugador puede elegir hasta 10 números de un total de 56 para su boleto que cuesta 15 pesos (75 céntimos de euro). En una máquina salen 10 bolas con los números ganadores, cuantos más números se acierten de esa combinación, más dinero se gana. La banda del Melate tenía todos los números.

Horas antes de que se transmitiera el programa, el grupo realizó un sorteo ficticio en el que los números ganadores eran los que ellos habían jugado. Después montaron sobre la imagen del directo los números previamente grabados. El sorteo estaba vigilado por una interventora de la Secretaría de Gobernación, que observaba todo desde lejos, por lo que no notó el montaje.

<iframe width=”784″ height=”442″ src=”https://www.youtube.com/embed/FC6crn8eiLM” frameborder=”0″ allow=”accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture” allowfullscreen></iframe>

Para que la simulación fuera perfecta la memoria de la modelo Sara Solórzano era fundamental, ella se encargaba de decir la combinación ganadora a medida que fueran saliendo las bolas, sin embargo, lo que recitó sin titubeos no eran los números que estaba viendo, sino los números falsos para que todo encajara. Y encajó. Los estafadores salieron por la puerta de Pronósticos saboreando el premio gordo.

Unos 110 millones de pesos del botín fueron reclamados en los meses siguientes por familiares de los funcionarios y los empleados de la empresa de video tanto en la Ciudad de México como en el Estado de Zacatecas, donde Hacienda cobra menos impuestos por premios de la lotería. Pese al ingenio de los ladrones, esta lluvia de millones tan organizada hizo saltar las alarmas en las autoridades encargadas del tema. Eso y que los agraciados de Just Marketing dejaron de ir a trabajar después del golpe.

El escándalo de Melate, como lo llamaron en la época, sacudió también a la institución de la Lotería Nacional, encargada entre otros del gran sorteo de Navidad. “Nuestros sistemas sí están blindados. Pronósticos Deportivos y la Lotería Nacional son empresas hermanas, ambas persiguen el mismo objetivo: recaudar fondos para la asistencia pública, pero son independientes y diferentes”, afirmó el director de la institución, Benjamín González, en julio de 2012. Los billetes de la lotería cuentan con varias medidas de seguridad como marcas de agua y un papel especial para no ser falsificados.

Creada en 1978, Pronósticos organiza y controla diferentes juegos de probabilidad que tienen su origen en los resultados deportivos. En 2019, las autoridades mexicanas señalaron que la Lotería Nacional se fusionará con esta empresa, quien se encargará de realizar todos los sorteos y concursos.

Pronósticos actualizó y perfeccionó las medidas de seguridad en todos sus sorteos después del fraude. “Ahora además de un representante de Gobernación, hay un representante de Pronósticos y un encargado de controlar la parte informática en cada sorteo”, explica a Verne Korina Velázquez, directora de informática en Lotería y Pronósticos.

“Desde 2012 está prohibido que la empresa que graba lo haga fuera de tiempo. Además, hay una cámara que graba todo el tiempo el espacio del programa y donde se hace el sorteo es un lugar 100% transparente”, explica la funcionaria. Velázquez detalla que, a partir del escándalo, la institución cambió toda su normativa y actualizó la tecnología para hacer los productos más seguros (código QR en los boletos, cierre automatizado del sorteo, protocolos internos de control de calidad). “Gracias a la innovación tecnológica estamos un paso por delante para evitar nuevos fraudes”, afirma Velázquez.

La fiscalía mexicana congeló las cuentas de los implicados en el golpe, recuperó casi la totalidad del premio y giró órdenes de detención en contra de los estafadores, aun así tardaron varios años en atrapar a los implicados.

En total fueron 12 detenidos -el último el pasado octubre de 2019. La mayoría pudo llevar su proceso en libertad ya que el fraude que les imputaron no es un delito grave en México. Los estafadores del Melate consiguieron que los tribunales les otorgaran un amparo para tener derecho a una fianza conforme a su situación económica. Nunca disfrutaron de los frutos de aquel sorteo donde quisieron fabricar su propia suerte.

Publicidad