Los esfuerzos para controlar la epidemia de la fiebre hemorrágica Ébola han sido obstaculizados por conflictos armados y también por la resistencia en las comunidades a medidas preventivas y los entierros sanitarios seguros dejando un resultado mortal.

En total, ha habido 1,008 muertes: 942 confirmadas y 66 probables”, apuntó el Ministerio de Salud el viernes en su más nuevo informe sobre la situación.

Este país del centro de África declaró en agosto pasado su décima epidemia de Ébola en 40 años, centrada en la ciudad de Beni, pero el virus parece haberse extendido a una región vecina.

Esperanza para controlarla en medio del caos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que esperaba contener la situación con una nueva vacuna. Pero funcionarios de la entidad admitieron que la escasez de recursos y la actitud de políticos locales que fomentan la desconfianza hacia los trabajadores de salud afectaron los esfuerzos.

La presencia de varios grupos rebeldes en la región torna muy difícil para los trabajadores de salud tener acceso a regiones y familias que podrían tener contacto con el virus de Ébola, pues los grupos armados manipulan a los pobladores.

Se estima que ese grupo de personas expuestas podría ascender a hasta 12 mil personas.

La OMS dijo que más de 110 mil personas han sido vacunadas pero no es suficiente y más teniendo en cuenta del resurgimiento de la violencia en el este del país.

Amenaza significativa

Esas personas precisan urgentemente comida e instalaciones sanitarias adecuadas, además de agua potable y servicios médicos”, añadió.

Muchos de ese grupo de habitantes quedan sin poder moverse en una zona próxima de la frontera con Uganda, donde también se registra violencia y hay casos de Ébola.

Publicidad