La pandemia del coronavirus en México no es una sola, se trata de “muchos brotes epidémicos” que se mueven a distintas velocidades en distintos puntos del territorio y pueden repuntar, destacaron investigadores, matemáticos y expertos en probabilidad y estadística, convocados a un seminario virtual organizado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

En ese marco, se presentó el modelo de pronósticos de demanda hospitalaria para brotes epidémicos, Modelo AMA.

Te puede interesar: Suben en una semana 40 % las muertes por COVID-19 en México; llegan a 13 mil 170

“Aquí lo se puede ver claramente es que a nivel nacional tenemos muchos brotes epidémicos a distintas velocidades. Lecciones aprendidas, pandemias como el Covid-19 pueden repetirse y debemos estar preparados, no hay que olvidar los problemas que pueden enfrentar los sistemas de vigilancia epidemiológica, lo que hablaba ahora de los registros, eso sucede en todos los brotes epidémicos. Hay que estar pendientes y saber por qué está sucediendo y entender cómo podemos seguir usando la información que se genera, para hacer pronósticos”, dijo el doctor Antonio Capella, investigador del Instituto de Matemáticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Acompañado por el investigador en Matemáticas Básicas del Centro de Investigación en Matemáticas adscrito a CONACYT, CIMAT–CONACYT, Marcos Capistrán; así como el investigador del área de Probabilidad y Estadística del mismo centro, Andrés Christen, Capella Kort recalcó que en emergencias sanitarias como la que vive el país, los académicos e investigadores deben asumir su responsabilidad de generar conocimiento basado en hechos e información sobre los fenómenos referidos.

Lo anterior, a fin de aplicarlo a la toma de decisiones gubernamentales e implementación de políticas públicas.

El Modelo AMA para predecir el número de camas de hospital y de camas para terapia intensiva con ventiladores mecánicos que el país requeriría para atender los casos de Covid-19; añadió la directora de CONACYT, Elena Álvarez-Buylla, ha sido fundamental para la planeación de la respuesta hospitalaria a nivel federal frente al virus, y lograr que el sistema de salud no se haya desbordado en general.

“Ha sido una herramienta fundamental para la capacidad del Gobierno de México en la planeación específica en diferentes zonas metropolitanas y diferentes estados, de las necesidades de camas generales de hospital y también camas de atención en terapia intensiva con ventiladores. Fue fundamental para planear con orden y con previsión suficiente, a pesar de la carencia que encontró este régimen” en el sector salud, abundó la funcionaria.

En el seminario virtual, los especialistas indicaron que el Modelo AMA se elaboró a partir de los datos presentados por la autoridad federal sobre los casos confirmados y decesos por Covid-19; así como información del Consejo Nacional de Población (Conapo), el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

El fin es “medir” y predecir la demanda de camas de hospital en general y en unidades de terapia intensiva por zonas metropolitanas y ciudades.

“Lo que se mide es cuántas camas son necesarias de acuerdo al número de decesos y contagios”, indicaron, y la cifra resultante está sobreestimada, para que, en la toma de decisiones, se logre la suficiencia necesaria.

Los expertos indicaron que en el país, hay al menos 70 “brotes epidémicos” por región y el Modelo AMA ha contribuido a establecer cuántas camas se necesitarían, conforme a la capacidad instalada, para atender a los pacientes de la pandemia que insistieron, es dinámica y se comporta de manera distinta por región.

Reconocieron que en México, como en todos los países, hay retrasos en el registro de casos confirmados y muertes por coronavirus, y los científicos deben trabajar con esa información para hacer proyecciones estadísticas que ayuden a tomar decisiones a nivel gubernamental.

El Modelo utilizado para las predicciones sobre camas de hospital está sirviendo para responder a la interrogante de cuántas unidades se necesitarían.

De ser preciso, tendrá ajustes, se perfeccionará y cuando cumpla su función, será sustituido por otra herramienta estadística, apuntaron.

Publicidad