El Gobierno mexicano manifestó su desacuerdo y preocupación por la intención de Estados Unidos de traer a cinco funcionarios bajo la figura de agregados laborales para que vigilen el cumplimiento de la reforma laboral en nuestro país, disposición que dijo, no fue parte de los acuerdos dentro del acuerdo comercial T-MEC.

Al ofrecer un mensaje, el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, denunció que la disposición es fruto de decisiones políticas internas en las que México no fue consultado, “y dese luego no estamos de acuerdo”.

A decir del funcionario mexicano, los agregados no pueden tener atribuciones de inspección, de conformidad con la legislación mexicana. Ante ello, dijo que establecerán comunicación inmediata  con el sector empresarial así como las secretarias de Economía y del Trabajo para informar sobre el tema.

“De acuerdo a la legislación mexicana, y a las disposiciones de derecho internacional vigentes, la presencia de funcionarios extranjeros requiere de la autorización del país anfitrión cómo ha sido siempre el caso de los agregados que México y EU han acreditado en cada país incluyendo aquellos en materia laboral que hemos tenido”, señaló.

Comentó que esta madrugada envió una carta al representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, expresando la sorpresa y preocupación de México y el próximo domingo se trasladará a Washington para pastearles lo anterior a él así como a legisladores estadunidenses.

Al dar lectura al documento enviado a Lighthizer, expuso “México está comprometido con el libre comercio y con la buena cooperación con Estados Unidos y negoció de buena fe y de manera transparente atendiendo a las preocupaciones de los tres países en diversas materias. Es preocupante que a través de una iniciativa de ley se pretende ir más allá de lo necesario para cuidar el buen cumplimiento de lo negociado entre las partes”.

“Si bien México respeta el proceso estadounidense y la iniciativa de ley que forma parte del proceso de aprobación del T-MEC, en cuya formulación México no interviene, se esperaría que su contenido reflejara el alcance de los compromisos acordados sin establecer consideraciones ni mecanismos adicionales”, recalcó.

Refirió que los títulos 7 y 8 de la iniciativa HR 5430 contienen disposiciones y mecanismos que se esperaría hubieran sido compartidos con México en detalle en el ánimo de buena fe que impera en la negociación y que sólo manifiesta una le hable desconfiaba en el propio tratado.

“Nos reservamos el derecho de revisar los alcances y efectos de estas disposiciones, mismas que nuestro gobierno y pueblo sin duda verán claramente cómo innecesarios, asimismo le anticipó que México evaluará el establecimiento de mecanismos recíprocos en defensa de los intereses de nuestros país”, enfatizó .

Publicidad