De acuerdo con un análisis hecho por Bloomberg a finales del mes pasado, México se encuentra en el peor ránking de respuesta ante el COVID-19.

El Ranking de Resiliencia covid puntúa economías nacionales cuyo valor supera los 200 mil millones de dólares a partir de diez métricas clave: desde el crecimiento de los casos hasta la tasa de mortalidad general, pasando por las capacidades de testeo y los acuerdos de suministro de vacunas.

También se tienen en cuenta la capacidad del sistema sanitario local y el impacto de las restricciones relacionadas a la pandemia, entre ellas las medidas económicas y la libertad de circulación de los ciudadanos.

Al clasificar su acceso a una vacuna contra el coronavirus, también brindamos una ventana que podría mostrar cómo el rumbo de estas economías puede cambiar en el futuro.

No es un veredicto, ni podría serlo, considerando las imperfecciones en los datos de virus y el ritmo acelerado de esta crisis, que ha visto oleadas posteriores abrumar a lugares que manejaron bien las cosas la primera vez.

La circunstancia y la pura suerte también influyen, pero son difíciles de cuantificar. El Ranking cambiará a medida que los países cambien sus estrategias, el clima cambie y la carrera por una vacuna viable se intensifique.

Aún así, la brecha que se ha abierto entre las economías probablemente perdurará y tendrá consecuencias potencialmente duraderas en el mundo post-covid.

Si bien es posible que se hayan equivocado por la naturaleza insidiosa del virus, las economías como EE.UU. y Alemania han visto cómo su capacidad de prueba y la de los médicos para prevenir las muertes por COVID-19 pueden mejorar con el tiempo.

Estas ventajas no existen en América Latina, la región más devastada por la pandemia. Ocupa la mitad inferior del Ranking, con México en el peor de los 53. La última tasa de pruebas positivas disponible en el país es de un enorme 62%, lo que sugiere que la cantidad de infecciones no detectadas está muy extendida.

Los mismos funcionarios mexicanos han reconocido que el número de muertos en el país probablemente sea significativamente más alto que los datos oficiales, debido a la cantidad limitada de pruebas.

Publicidad