El secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, estableció que “México no admitirá nunca acción alguna que signifique violación a su soberanía nacional“, luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, revelara que designará a los cárteles mexicanos como terroristas.

“Actuaremos con firmeza. Ya he transmitido la postura a EE.UU., así como nuestra resolución de hacer frente a la delincuencia organizada transnacional. Respeto mutuo es la base de la cooperación”, manifestó el canciller mexicano en redes sociales.

Donald Trump dijo este martes que designará a los cárteles mexicanos como”organizaciones terroristas extranjeras” por su papel en el tráfico de drogas y personas hacia Estados Unidos.

“Ellos serán designados (…) he estado trabajando en eso por los últimos 90 días. Ya sabes, la designación no es tan fácil, tienes que atravesar un proceso y estamos conscientes de ese proceso”, manifestó el mandatario estadounidense en entrevista con Bill O’Reilly.

El presidente estadounidense no quiso revelar cuál será su plan de acción en México, pero confirmó la designación.

Ante esto, la Secretaría de Relaciones Exteriores emitió su posición oficial a través de un comunicado en el que aseguró que buscará tener un acercamiento con el gobierno estadounidense para conocer los alcances de esta designación.

Desde marzo de este año, Donald Trump reveló su intención de designar a los cárteles mexicanos como organizaciones terroristas.

“Estamos pensando seriamente en hacerlo. De hecho, lo hemos estado pensando desde hace mucho tiempo. La respuesta es sí, son organizaciones terroristas”, declaró para Breitbart en una entrevista publicada el 12 de marzo.

¿Cuáles son los efectos legales de la designación?

Es ilegal para una persona en los Estados Unidos o sujeta a la jurisdicción de ese país proporcionar a sabiendas “apoyo o recursos materiales” a una “organización terrorista extranjera” (FTO por sus siglas en inglés) designada.

Los representantes y miembros de una FTO designada, si son extranjeros, son inadmisibles y, en ciertas circunstancias, removibles de Estados Unidos.

Cualquier institución financiera de los Estados Unidos que se dé cuenta de que posee o controla fondos en los que una FTO designada o su agente tiene un interés, debe conservar la posesión o control del monto e informar de ello a la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro.

Otros efectos

La designación respalda los esfuerzos de Estados Unidos para frenar el financiamiento del terrorismo y alentar a otras naciones a hacer lo mismo.

Estigmatiza y aísla las organizaciones terroristas designadas internacionalmente.

Disuade las donaciones o contribuciones y transacciones económicas con las organizaciones nombradas.

Aumenta la conciencia pública y el conocimiento de las organizaciones terroristas.

Señala a otros gobiernos la preocupación de Estados Unidos por las organizaciones nombradas.

Publicidad