El canciller Marcelo Ebrard aseveró que México no optará por un cierre total en la frontera con los Estados Unidos pese a las condiciones de la pandemia, ya que tendría consecuencias muy graves para la economía del país.

Ebrard Casaubón apuntó que no se modificará en el corto plazo las restricciones a las viajes no esenciales en dicha frontera, y que se mantienen reuniones semanales con autoridades del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), ambas estadounidenses, para analizar la situación de la pandemia en la región fronteriza.

“No esperamos que en el corto plazo se vaya a modificar esa disposición (de restringir viajes no esenciales en la frontera), los acuerdos con los Estados Unidos son mensuales”, reiteró.

Te puede interesar: No se pagará defensa del general Salvador Cienfuegos con dinero público, confirma AMLO

México no va a optar por un cierre imperativo, eso tendría muchísimas consecuencias, eso paraliza la productividad en la frontera y el daño podría ser enorme”, argumentó.

“Sí se hacen recomendaciones, pero no estamos previendo un cierre total de actividades porque el impacto podría ser muy grave”, enfatizó el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

El 21 de marzo, México y Estados Unidos cerraron sus fronteras para viajes no esenciales, es decir, aquellos con fines recreativos o turísticos.

En cambio, las restricciones establecidas no impiden el tránsito comercial de alimentos, de combustible, de equipos de atención médica y de medicamentos por la frontera entre ambos países.

Publicidad