Por su posición en el mercado global y condiciones climáticas, México podría convertirse en una productora de marihuana a nivel mundial capaz de generar cinco mil millones de dólares anuales. No obstante, el Consejo Mexicano de Cannabis y Cáñamo (CMCC), organismo compuesto por empresarios y expertos médicos, instó a generar legislación que permita detonar el potencial del campo mexicano en este cultivo.

En este sentido, Eda Martínez, presidenta del CMCC, pidió no detener los procesos relativos a la Ley Federal para la Regulación del Cannabis en la legalización del consumo personal. Aduce, existe la posibilidad de que el mercado cannábico en México se convierta en un ‘mercado gris’, es decir, que su distribución se quede en canales no autorizados. Asimismo, lamentó el ritmo y sentido del proceso de regulación, pues limita la capacidad para “que nuestro país sea un actor estratégico a nivel global”.

Te puede interesar: Diputados federales pavimentan su reelección 

La nueva Ley Federal, cuyos detalles se discutieron en el Senado el 18 de noviembre de 2020, contempla que las regulaciones ya no estén a cargo de la Secretaría de Gobernación sino de la Secretaría de Salud. Esta determinará la cadena productiva del cannabis y sus derivados, así como el límite máximo que cada individuo puede portar de la sustancia de manera legal.

Con esta nueva Ley Federal, la producción de cannabis no psicoactivo queda exenta de licencias de cultivo, transformación o importación, sin embargo será necesario licencias para la importación o exportación. Por su parte, los campesinos, las comunidades indígenas y los cultivadores en situación vulnerable quedarán exentos de la mencionada disposición.

Sobre el tema de las licencias, Martinez también exigió generar condiciones para permitir coexistir ‘sanamente’ los esquemas de inversión, “privilegiando al mexicano, pero teniendo en cuenta el contexto internacional”. La Asociación Nacional de la Industria del Cannabis (Anicann) estima en aproximadamente siete millones los consumidores lúdicos en el país. Adicionalmente, 40 millones de personas podrían usar la planta en productos como pomadas, suplementos o analgésicos.

De este consumo, de acuerdo con Anicann, se podrían recaudar hasta 400 millones de dólares anuales y generar ganancias de más de 3 mil dólares por hectárea cultivada. Por otra parte, la asociación estima que se cultivan ocho mil toneladas anuales en México. Algunas empresas internacionales dedicadas al cannabis ya cotizan en la bolsa de valores, con ingresos de hasta 54 millones de dólares, como es el caso de la canadiense Aurora Cannabis.

Acorde al Informe Mundial sobre las Drogas 2020, de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), el cannabis fue la droga más utilizada durante el 2018, con un estimado de 192 millones de consumidores. Cabe mencionar, desde el 2015, sólo cuatro personas gozan el derecho de cultivar y consumir marihuana de forma legal en México. Al respecto, Martinez insto a los legisladores a otorgar “garantías para que el producto que llegue al beneficiario final sea seguro, cumpla con las características buscadas y la calidad necesaria”.

Pese a que al año 2020, Uruguay es el único país latinoamericano donde el consumo del cannabis está regulado, México continúa en procesos legislativos para despenalizar el consumo y cultivo. Esto pese a que la producción a gran escala todavía no es tomada en cuenta por un amplio sector de la sociedad fuera de los empresarios.

Publicidad