La alta mortandad de tortugas amarilla o caguama en Baja California Sur podría ser un aliciente para que Estados Unidos imponga un embargo pesquero contra México.

Para proteger a dicha especie, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) creó en 2016 el Refugio Pesquero del Golfo de Ulloa. Tras pasar sus primeros 25 años de vida en Baja California Sur, las tortugas viajan a las costas de Japón para reproducirse y anidar.

A fin de cumplir con los requisitos de comparabilidad establecidos por Estados Unidos, se publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo que establece que la pesca comercial en el Golfo de Ulloa se detendría en caso de que mueran 90 tortugas caguama al año.

En Estados Unidos, los pescadores de Hawaii son obligados a detener actividades en caso de exceder los 17 ejemplares muertos.

Sin embargo, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) y el Centro para la Diversidad Biológica aseguran que la protección a la tortuga amarilla ha servido de poco, ya que en los últimos tres años han muerto cientos de ejemplares sin consecuencia alguna.

En 2017 murieron 99 tortugas, en 2018 perecieron 459 y el año pasado 331.

Alejandro Olivera, representante de México del Centro para la Diversidad Biológica, detalló que de acuerdo con estudios científicos, por cada tortuga varada, hallada sin vida en la playa, hay otras tres que fueron arrastradas por la corriente mar adentro.

De esta forma, en los últimos tres años habrían muerto al menos dos mil 350 ejemplares en el Golfo de Ulloa.

De acuerdo con Mario Sánchez, director de la Oficina Regional Noroeste del Cemda, en 2015 México estuvo a un paso del embargo pesquero por la alta mortandad de tortugas caguama.

En ese entonces, el Servicio Nacional de Pesquerías Marinas de Estados Unidos emitió una certificación negativa por los decesos en el Golfo de Ulloa.

El Gobierno mexicano corre el riesgo de repetir la situación que se vive con la vaquita marina en el Alto Golfo de California, tomando acciones contrarreloj por la presión internacional y que, a pesar de una fuerte inyección de recursos, no ha logrado asegurar la preservación de la especie”, advirtió.

El riesgo se incrementa ahora con la entrada en vigor del T-MEC este 1 de julio y el endurecimiento de las reglas ambientales.

Publicidad