China celebró hoy 40 años de reforma y apertura, tiempo en que liberó de la pobreza a 740 millones de personas gracias a innovaciones teóricas basadas en la práctica y sin que nadie esté en posición de ordenarle qué hacer.

“Nadie está en la posicion de ordenar al pueblo chino lo que se debe o lo que no se debe hacer”, estableció el presidente Xi Jinping en la ceremonia que recordó el inicio de este proceso.

Destacó que no existe un manual para la reforma y el desarrollo del país, el cual tiene más de cinco mil años de civilización y más de mil 300 millones de habitantes.

Destacó la necesidad de adherirse y desarrollar al socialismo con peculiaridades chinas, y enfatizó que se ha mantenido la estabilidad social, por lo que es uno de los países que ofrecen la mayor sensación de seguridad en el mundo.

El mandatario empleó cerca de 90 minutos en su discurso, el cual pronunció en el Gran Salón del Pueblo, sede de la Asamblea Popular Nacional.

Ahí también fueron condecorados 100 personalidades chinas pioneras en la reforma, así como 10 extranjeros que han destacado en su amistad con China.

Xi añadió que ha quedado demostrado que la apertura trae progreso, mientras quedarse encerrado lleva al retroceso, y aseguró que a lo largo de la historia china, reforma y apertura han sido la norma de la historia del país asiático.

En las pasadas cuatro décadas han salido de la pobreza 740 millones de personas, mientras la tasa de pobreza se ha reducido en 94.4 puntos porcentuales.

Subrayó que China cuenta con el sistema de seguridad social más grande del mundo, cuya pensión básica de vejez cubre a 900 millones de personas y el seguro médico alcanza a más de mil 300 millones de personas.

“China se ha despedido de los problemas que plagaron a su pueblo durante miles de años, entre ellos el hambre, la escasez y la pobreza, añadió Xi.

Respecto al contexto internacional, el jefe de Estado puntualizó que “China no puede desarrollarse si está aislada del mundo, y el mundo necesita a China para la prosperidad global”.

“Al tener en cuenta tanto la situación nacional como la internacional, nos mantenemos comprometidos con la política nacional fundamental de apertura, hemos seguido un enfoque proactivo para la apertura”, indicó también.

“Y entramos en una nueva etapa de apertura integral, multinivel y de amplia gama, creando así un ambiente internacional sano y un espacio de desarrollo más amplio para China”, dijo también.

En materia económica recordó que el promedio anual de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) chino es de 9.5 por ciento desde 1978, y su aporte al crecimiento económico global ha superado el 30 por ciento por varios años.

Hoy en día China es la segunda economía más grande del mundo, el país más grande en materia de manufactura y el que más comercio de materias primas realiza, enumeró por último.

Publicidad