En audiencia con el relator especial sobre la situación de las y los defensores de los derechos humanos de la ONU, Michel Forst, Nestora Salgado García, líder de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias – Policía Comunitaria (CRAC-PC) de Olinalá, Guerrero, denunció por vía remota desde una computadora que enfrenta una “criminalización persistente”.

Con base en un reporte del Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU de finales del 2015, se manifestó preocupación por la existencia “de lo que parece un patrón contra los defensores de derechos humanos en el país” pidió al Estado Mexicano realizar una investigación efectiva en torno a los actos de tortura y malos tratos contra Salgado, “con el fin de que los responsables por acción u omisión sean llevados ante la justicia y la reparación integral”.

Salgado pidió al Relator Forst que en el encuentro que sostendrá con la Fiscalía de Guerrero, pida información sobre su caso.

Salgado fue detenida el 21 de agosto de 2013 y permaneció en prisión durante dos años y ocho meses. Actualmente reside en Estados Unidos.

Por otra parte, Forst, se reunió con defensores de la tierra quienes presentaron sus casos sobre abusos y violaciones de derechos humanos cometidos por parte de las empresas, los gobiernos locales, estatales y federal.

El Ejido de La Sierrita de Galeana en Durango, presentó su caso, que es emblemático de la defensa de la tierra y los bienes naturales ante la industria extractiva en el país. En esta zona, se encuentran importantes yacimientos de plata, plomo y zinc, recursos que han sido explotados a lo largo de los últimos 12 años en la mina La Platosa, perteneciente a Excellon de México S.A de C.V.

Otro de los casos expuestos ante el Relator fue el de la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco (APPJ), que con el acompañamiento de ProDESC ha presentado diversos amparos ante la falta de consulta para la instalación del parque eólico Bií Hioxo de la empresa Gas Natural Fenosa, y las violaciones al proceso de consulta que realizó el gobierno mexicano a través de la Secretaría de Energía en Juchitán, Oaxaca, en el año 2014 para la instalación del parque eólico de la empresa Eólica del Sur.

Publicidad