Antonio Baranda y Claudia Guerrero/Agencia Reforma

El Gobierno de México aseguró que no existe un acuerdo de impunidad en el caso del General Salvador Cienfuegos.

“Yo quiero agradecer al Gobierno de Estados Unidos que supo, en este caso, escucharnos los planteamientos y rectificar. No significa esto impunidad, significa que se inicia una investigación que ya comenzó a partir de que nos envían elementos de prueba”, dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador. 

“En términos de México no nos pareció conveniente lo que hicieron. El Fiscal de EU fue atento, actuó de inmediato y valora y respeta a nuestro País. Esta decisión que se ha tomado me parece que es la mejor. Cuando haya elementos de información respecto a funcionarios de otro Gobierno se debe compartir información. Nunca había pasado esto, jamás. El elemento no es qué les dimos, sino la confianza en las instrucciones, no es un acuerdo de impunidad”, reiteró el Canciller Marcelo Ebrard. 

En conferencia en Palacio Nacional, el Secretario de Relaciones Exteriores señaló que para que exista cooperación bilaterial, el respeto debe prevalecer siempre.

“Si vamos a mantener la cooperación, hay que respetar”, expresó. 

Te puede interesar: Decisión de la Justicia estadounidense sobre Cienfuegos es un acto de respeto a México, sostiene Ebrard

Por su parte, López Obrador afirmó que no hay nada oculto en la negociación que se tuvo con Estados Unidos para el retorno del General Salvador Cienfuegos a México.

“Miren: no hay nada oculto, nosotros actuamos a partir de principios y lo que se hizo en este caso fue intervenir en materia política, diplomática para expresar nuestra inconformidad ante un hecho que se presenta y deciden juzgar en Estados Unidos, sin conocimiento de nuestro Gobierno”, comentó. 

El General Salvador Cienfuegos podrá regresar a México tras una negociación “diplomática” que lo sacará de la cárcel en Estados Unidos para ser investigado en México.

El Gobierno de Donald Trump retiró los cargos de lavado de dinero y narcotráfico por los que detuvo el 15 de octubre pasado al ex Secretario de la Defensa. Lo hizo al ponderar “sensibles” razones de política exterior que no detalló.

“Estados Unidos ha determinado que consideraciones de política exterior sensibles e importantes, tienen mayor peso que el interés del gobierno en mantener la persecución penal del acusado, bajo la totalidad de las circunstancias, y, por tanto, requiere desestimar el caso”, expresó la Fiscalía estadounidense en su moción presentada ayer ante la jueza Carol Bagley Ammon.

Publicidad