Vidulfo Rosales, abogado de los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, reiteró que el normalista Julio César López Patolzin no era informante del Ejército Mexicano.

Este miércoles se difundió en video el momento en que el coronel de Infantería Diplomado, Gregorio Espinoza Toledo, informa a la madre del normalista que podría estar muerto.

Acto seguido, le entrega los cinco mil 667 pesos correspondientes a la quincena de Julio César como militar activo, asegurándole que este “era un buen informante”.

Estas últimas palabras reavivaron la creencia de que el joven era un infiltrado del Ejército, que a través de un iPhone que le proporcionaron, informaba sobre las actividades de los estudiantes de la Escuela Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’.

Pero el abogado de los padres de los 43 asegura que López Patolzin siempre quiso ser profesor, para lo cual aplicó a la Normal de Tenería, pero, al no ser admitido se inscribió en el Ejército.

Siendo militar, el joven participó en las labores de ayuda por el paso de los huracanes Ingrid y Manuel en Guerrero, actividades que le provocaron una lesión en la columna por la cual indica a sus padres que ya no quiere regresar. “Habla con sus papás y le dicen que intente en la Normal de Ayotzinapa”, dijo Vidulfo Rosales.

Dado que el Ejército permite a sus soldados estudiar siempre y cuando no descuiden sus actividades, Julio César se inscribió en la Normal Isidro Burgos, donde llevaba un mes como aspirante y uno como alumno, tiempo que no le habría servido para fungir como ‘espía‘, dijo el abogado.

Publicidad