Pemex ha fallado en la mitad de sus intentos por encontrar pozos productores de gas o crudo en aguas profundas.

Con base en datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), de 2011 al primer trimestre de este año, la petrolera nacional perforó 65 pozos exploratorios en aguas profundas; 32 de estos resultaron no productivos comercialmente, o improductivos.

A nivel internacional, la actividad en aguas profundas tiene un porcentaje de éxito muy bajo, en promedio de 30 por ciento, explicó Alejandra López, subdirectora de Pulso Energético.

Las labores de perforación en aguas profundas tienen un alto costo para la compañía, que muchas veces a pesar de la inversión no obtiene resultados positivos.

Como ejemplo está el pozo Ketsin 1, el cual fue perforado por Pemex entre mayo y agosto de 2018 en aguas territoriales del Golfo de México y al que Pemex destinó 7 mil 800 millones de pesos y resultó improductivo seco. Se trata del pozo en el que la petrolera ha invertido más recursos, al menos desde 2014, según la CNH.

Sin embargo, Pemex abandonó sus actividades en aguas profundas en los primeros meses de este año, para centrarse en aguas someras y en tierra.

“No es mal negocio, pero en este momento es más rentable aguas someras y tierra”, dijo Octavio Romero Oropeza, director de la petrolera a El Financiero al salir de su comparecencia en Cámara de Diputados el lunes.

De acuerdo con el director de Pemex, en los últimos años el 45 por ciento de inversión a exploración se ha designado a aguas profundas. “Vale la pena decir que en 15 años no se ha obtenido un solo barril”, apuntó en su comparecencia.

Publicidad