El pasado 25 de enero Petróleos Mexicanos (Pemex) presentó una denuncia de hechos ante la Procuraduría General de la República (PGR) en contra de quien resulte responsable por posibles actos delictivos ocasionados en su contra relacionado con el caso Odebrecht.

A través de un comunicado, la empresa del Estado recordó que la constructora brasileña aceptó haber sobornado a funcionarios del Gobierno mexicano por 10.5 millones de dólares, de los cuales 6 millones de dólares fueron para un alto funcionario de una empresa controlada por el Estado.

“Derivado de ello, la Unidad de Responsabilidades en Pemex, dependiente de la Secretaría de la Función Pública, inició investigación para determinar si el soborno fue realizado a funcionarios de esta empresa productiva del Estado y, en su caso, sancionar a los responsables”, apuntó.

Además, la Unidad de Responsabilidades realiza un minucioso análisis de todos los contratos celebrados entre Pemex y Odebrecht y sus filiales, el cual está en curso.

Pemex resaltó que llegará hasta las últimas consecuencias en estas investigaciones, actuando con la mayor prontitud y apego a la legalidad.

Publicidad