“El origen del dinero en mi domicilio fue fruto de 18 años de mis negocios e industrias en México y otro aparte es de los inversionistas nacionales e intencionales que invistieron en mis negocios e industrias”, reveló en una carta el empresario Zhenli Ye Gon.

Una vez que recibía su pago en pesos mexicanos, detalló, solicitaba el cambio a dólares, debido a que “un famoso economista de Estados Unidos publicó que cuando se hacen negocios en todo Latinoamérica, nunca se haga en la moneda de esos países, siempre en dólares; por esta razón siempre guardé en dólares”.

Por otra parte, en la misiva enviada al periodista Ciro Gómez Leyva, señaló que tener dinero en efectivo en su domicilio no es delito en ningún país del mundo, cuando su origen es lícito; y confesó que guardaba tanto dinero en su casa porque “el sistema bancario en México antes de 2007 no permitía a personas físicas la apertura de cuentas en dólares o cualquier otra moneda extranjera. Es más, yo no confío en bancos mexicanos”.

Sobre cuánto efectivo tenía, reveló que en su casa había dólares, pesos mexicanos, euros y otra moneda extranjera; también tenía barras de oro, joyas, relojes de colección, vino de colección, obras de arte, pianos de colección, equipo de sonido y equipo fotográfico de alta calidad.

“La PGR (Procuraduría General de la República) reporta que en mi domicilio aseguraron 205.5 millones de dólares. La cifra en dólares era de 275 millones de dólares, en este rubro la PGR ‘omite’ la cantidad de 70 millones dólares”, agregó.

Respecto a su estancia en el penal del Altiplano, Zhenli Ye Gon asegura que “es una cárcel cruel e inhumana, deprimente, definitivamente algo a lo cual las personas normales no se podrán imaginar.

“Todos los que estamos aquí privados de la libertad permanecemos en la celda encerrados 23 horas, se permite una hora al día para salir a un patio a tomar el sol o a caminar. A la semana nos permiten una llamada telefónica de 10 minutos a familiares […] El servicio médico es pésimo en ineficiente, el servicio de especialidad médica así como el costo de medicamentos lo tiene que cubrir el interno o su familia”.

Además, detalló que no está permitido deambular por la prisión y los reos tienen prohibido leer el periódico.

En la carta, Zhenli Ye Gon pide que su proceso sea juzgado con imparcialidad y apegado a derecho; “aún con todo lo que me ha pasado, confío en la justicia y en las leyes mexicanas.

“En torno a mi caso, mucho se ha dicho y comentado, hoy cosas que se han ocultado, que la prensa y la opinión pública ignoran porque a gobiernos anteriores así convenía; por ejemplo, mi esposa y tres de mis empleados se encuentran previos de su libertad por vínculos en mi proceso.

“Ellos tienen 12 años esperando que se resuelva su situación jurídica, siendo que que son inocentes de los delitos que se les imputa. En mis empresas, todos los trabajadores son personas honestas son antecedentes penales”, contó.

Publicidad