A las voces de la comunidad internacional que piden al Senado no aprobar la Ley de Seguridad Interior se sumaron las de Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI).

Desde Washington, Daniel Wilkinson, director para América de HRW, advirtió que la ley no hace nada para aumentar la transparencia de las operaciones militares o la rendición de cuentas del personal castrense que comete abusos.

En tanto, la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara, envió una carta al Presidente del Senado, Ernesto Cordero, y a los legisladores que presiden las comisiones dictaminadoras de la ley para pedir que no sea aprobada.

La carta enlista cinco puntos cuestionables de la Ley de Seguridad Interior, como la falta de un sistema efectivo de rendición de cuentas y que limita el respeto a los derechos humanos a los protocolos que emitirán las propias autoridades, incluidas las Fuerzas Armadas

Publicidad