Líderes republicanos de la cámara baja retrasaron el jueves su plan para votar sobre una propuesta para derogar y reemplazar la ley de salud conocida como “Obamacare”.

El aplazamiento fue un revés punzante para el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan y el presidente Donald Trump en la primera gran prueba legislativa de su mandato.

La decisión ocurrió después de que Trump, quien se presentó como un experto en lograr pactos, no pudo ponerse acuerdo con un bloque de conservadores rebeldes. Legisladores republicanos de tendencia moderada también se alejaron de la propuesta, dejándola sin los votos necesarios para ser aprobada.

Anuncios

Aun así, la iniciativa de ley será puesta a votación en los próximos días, pero cancelar el voto del jueves fue una derrota significativa. Ocurrió en el séptimo aniversario de la promulgación de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (ACA por sus siglas en inglés), firmada por el expresidente Barack Obama. Durante estos años, los republicanos se dedicaron a prometer que derogarían la ley.

Estas promesas les ayudaron a mantener el control del Senado y la Cámara de Representantes y ganar la Casa Blanca, pero ahora, en el momento de la verdad, se están quedando cortos.

“No hay acuerdo”, dijo el presidente del Grupo Libertad de la cámara baja, Mark Meadows, republicano por Carolina del Norte, después de que él y su grupo de más de dos docenas de conservadores rebeldes se reunieron con Trump para tratar de lograr más concesiones para reducir los requisitos a compañías de seguro.

Publicidad