El Dr. José Narro Robles, secretario de Salud, hizo un llamado a reconocer que el país tiene un problema de VIH-Sida. Insistió que el atender el VIH-Sida es un compromiso ético.

“Tenemos un riesgo importante, hay un problema, una epidemia, un problema de salud pública; el que los países desarrollados hayan casi controlado el subproblema no quiere decir que el ser humano lo resolvió”, enfatizó.

“El año pasado dije y lo vuelvo a decir, cómo haría falta una vacuna para la sociedad en contra de la exclusión, en favor de la solidaridad; en contra de la intolerancia y en favor del respeto a los derechos humanos”, remarcó el titular de Salud.

Por su parte, la Dra. Patricia Uribe, Directora general del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y Sida (Censida), en el marco del Día Mundial de la Lucha Contra el Sida, alertó que, en 2016, México tuvo 13 mil 202 casos notificados de VIH y Sida; a partir del 2008, la mortalidad por esta enfermedad ha descendido 19 por ciento con una tasa de mortalidad de 3.8 por 100 mil habitantes, con alrededor de 3 mil 500 muertes por año (aún no se llega a la meta del milenio del 3.5), alertó

Indicó que en estos momentos hay un diagnóstico más oportuno y mayor calidad de atención, así, de los pacientes con tratamiento; al principio del sexenio moría el 3.1 por ciento de los enfermos con suministro de medicamentos, en el último año la tasa de redujo a 1.4 por ciento, señaló la Dra. Uribe.

“En México, tres de cada mil personas de 15 a 49 años están infectadas; 220 mil personas viven con VIH en todo el país hoy en día”, remarcó.

Si hay un acceso universal a los medicamentos México ya no tendría que tener muertes por VIH, enfatizó la titular del Censida.

Se ha diagnosticado a un 64 por ciento en promedio de las personas que se estima viven ya con el VIH; pero se cree que unas 76 mil personas “ya están infectadas, no lo saben y por eso tenemos que fortalecer las campañas de detección”, para que se realicen la prueba los últimos viernes de cada mes, subrayó Uribe.

En el mundo, aunque más de 20 millones de personas tiene acceso al tratamiento antiretroviral, que permitiera hasta un 97 por ciento menos de probabilidades de transmitir el VIH y se ha reducido la epidemia en un 16 por ciento entre 2010 y 2016, el año pasado se registraron 1.9 millones de nuevas infecciones, es decir, por cada minuto tres personas contrajeron el VIH en 2016, alertó Arie Hoekman, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas en México.

Hoekman apuntó que 17.1 millones de infectados no tienen acceso a tratamientos que les puedan salvar la vida, al grado que el Sida es la primera causa de muertes entre mujeres con menos de 50 años y cada día nacen 600 bebes con VIH.

Publicidad