De acuerdo con el Informe sobre la situación del consumo de drogas en México y su atención integral 2019, en México, la droga ilegal de mayor consumo es la marihuana, con 8.6 por ciento de hombres consumidores, y 2.1 por ciento mujeres, respectivamente. Asimismo, según la Fiscalía General de la República (FGR), a través de la Oficina Nacional de Política de Drogas informó, la marihuana es la droga con mayor número de incautaciones posicionándose en el primer lugar, seguido de la metanfetamina y la cocaína.

En cuanto a la prevalencia del consumo de cannabis en territorio mexicano, la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas (ENA), así como la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Estudiantes (ENCODE) afirman, el consumo de marihuana pasó de 3.5 por ciento de la población mexicana, representando 2 millones 430 mil 285 consumidores en 2002, a 8.6 por ciento en 2017, con 7 millones 374 mil 195 personas, es decir, hubo un aumento de 5.1 por ciento en consumo. En este sentido, el uso de esta droga se vislumbró más en hombres que en mujeres.

La ENCODE 2014 reportó, 106 mil estudiantes de quinto y sexto de primaria (2.3 por ciento), y 1.1 millones de secundaria y bachillerato (10.6 por ciento) han probado la marihuana alguna vez en su vida, convirtiendo a la planta en la droga más consumida por estudiantes.

Ante estos datos, se han presentado iniciativas al Senado como la propuesta de Ley de Amnistía realizada por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que fue enviada a la Cámara de Diputados en septiembre de 2019 para su discusión y aprobación, para posteriormente pasarla al Senado y esperar el dictamen.

Parte de la problemática para la despenalización del mercado cannábico radica en la falta de un marco legislativo en función de regular su producción y distribución dentro de la economía mexicana. Por ello, empresarios, investigadores, médicos y miembros de la sociedad civil incentivaron el desarrollo del Consejo Mexicano de Cannabis y Cáñamo (CMCC) en función de apoyar la investigación científica y promover un marco jurídico equitativo en relación al aprovechamiento y comercialización de la planta y sus derivados.

Además del uso recreativo de la droga en México, desde tiempos milenarios la planta ha sido utilizada por sus propiedades benéficas para la salud. Aunque su origen es asiático, la planta llegó a Mesoamérica en el siglo XV a bordo de las embarcaciones de Cristóbal Colón con sus cuerdas hechas de cáñamo; ya en el siglo XVI, Hernán Cortés importó otras especies de cannabis y cáñamo en función de levantar la economía de la Nueva España, ya que era utilizado para la industria textil.

Por otra parte, Juan Pablo García-Vallejo, escritor y activista procannabis, indica en su libro La disipada historia de la marihuana en México, los evangelizadores jesuitas fueron los primeros en divulgar el uso medicinal de la planta en la región. Igualmente, los esclavos africanos también transmitieron su uso ritual y cultural.

Eda Myrna Martínez Pazarán, presidenta del CMCC, invitó a las autoridades, con especial énfasis en el Poder Legislativo, a establecer junto con el sector empresarial y la sociedad civil “reglas claras que permitan las nuevas formas de aprovechamiento, producción y comercialización legal de la planta herbácea en México”, sostuvo la ejecutiva en conferencia de prensa el 4 de febrero de 2020 a la cual NotiPress tuvo acceso.

México se está preparando para los retos que significará legislar dentro del marco legal el uso medicinal, industrial y recreativo de la marihuana, con el objetivo de generar ganancias en el mercado y posicionar al país como exportador lícito.

Publicidad