Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente nacional interino de Morena, desestimó el saludo del presidente Andrés Manuel López Obrador a María Consuelo Loera, madre del líder del cartel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, al asegurar que fue un acto humanitario.

“Independientemente de que haya sido juzgado por las autoridades mexicanas y norteamericanas, es un acto humanitario. Creo que eso es lo que sucedió ayer en Badiraguato”, afirmó el líder morenista.

En entrevista, Ramírez Cuéllar sostuvo que la vocación humanitaria del titular del Ejecutivo “se ha presentado en todos los casos y el saludo a la señora María Consuelo Loera Pérez es parte de eso”.

​Sin abundar en el tema, Alfonso Ramírez Cuéllar dijo que la madre del capo solicitó la intervención del presidente López Obrador para que se le otorgue una visa humanitaria y pueda visitar a su hijo en Estados Unidos donde se encuentra cumpliendo su sentencia, luego de que el gobierno de ese país se la negó.

Esta mañana, en la conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que los cuestionamientos por saludar a la señora son de parte de los grupos “conservadores” que se oponen a su proyecto de nación, sin embargo, rechazó que su gobierno pacte o establezca relaciones de complicidad con nadie.

“Es la hipocresía del conservadurismo, pero hubo un gobierno que negoció con el hijo de la señora, y no dicen nada, de veraz que son hipócritas, esa es la verdadera doctrina del conservadurismo, la hipocresía y que acepten que no somos iguales, nosotros no establecemos relaciones de complicidad con nadie.

“Claro que no, es una situación humanitaria, y lo haría ante cualquier circunstancia parecida aunque se me vengan encima los conservadores y sus voceros, los asalariados al servicio del conservadurismo”.

Publicidad