La Secretaria de Energía, Rocío Nahle, pidió a la Secretaría de la Función Pública que inicie una investigación contra los funcionarios de Pemex Industrial, así como contra las empresas Air Liquide México S.A de C.V y Linde Hidrógeno S.A de C.V que participaron en la venta de las plantas de hidrógeno de las refinerías de Tula, Madero y Cadereyta, aunque esta última no se concluyó y aún la conserva la empresa paraestatal.

Ya tenemos los datos, los estamos presentando a la Secretaría de la Función Pública y estos son parte de los quebrantos que se hicieron a la empresa, porque esas plantas eran de Pemex, se tiene todo un articulado de que era necesario, de que iba a tener mejor calidad, de que con esto se iban a invitar varios programados y no es cierto, es una planta que nació con ello. 

Nahle García apuntó que una planta de hidrógeno de 20 millones cúbicos cuesta 100 millones de dólares, mientras que Pemex Industrial vendió las suyas por poco más de 31 millones 893 mil millones dólares, 29 millones 146 mil millones de dólares y 51 millón 526 mil millones de dólares, mismas que tenían una capacidad de producción de hasta 80 millones de pies cúbicos de hidrógeno.

Las adjudicaciones directas se realizaron entre el 2016 y el 2018 bajo el aval del subgerente de Apoyo Legal y Formalización de Pemex Transformación Industrial, Carlos Reynaldo Godínez, Gudberto Suara Pavón, director operativo de Producción de Pemex Transformación Industrial, y Jorge Humberto Freire Rizo, subdirector de petrolíferos de la dirección de Producción de Pemex Transformación Industrial.

Publicidad