La Secretaría de Salud del Gobierno de México modificará o desaparecerá 20 de los 33 programas actuales, por tratarse de ‘simulaciones’ o ‘proyectos de papel’ que solo absorben recursos, indicó Hugo López-Gatell.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud adelantó que los principales programas afectados se relacionan con la entrega de la píldora anticonceptiva, la interrupción legal del embarazo y con la estrategia contra la obesidad y la diabetes.

El Centro Nacional de Equidad y Género mantendrá solo uno de sus seis programas, con la sentencia de que “reducir no significa eliminar sino integrar”.

López-Gatell detalló que se atenderán la mortalidad materna, partería, el parto humanizado, el embarazo adolescente y que la NOM 046 de violencia sexual y de género expandirá su aplicación.

Señaló que evalúan qué unidades no aplicaron dicha norma que entre otras acciones contempla la provisión de la píldora de emergencia, aborto seguro, tamizajes de infecciones de transmisión sexual, canalización con servicios de salud mental y procuración de justicia.

En cuanto a la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, Obesidad y Diabetes, el funcionario de Salud explicó que a pesar de tener una base científica ‘impecable’, su enfoque de las intervenciones “es sumamente reduccionista”, encerrándose “en el sector público con una débil y vaga formulación multisectorial”.

Indicó que la campaña Chécate, Mídete, Muévete fue un programa bien financiado pero “radicalmente desviado del sustento científico” frente a la oferta desmedida de productos chatarra, con bajo valor nutricional y altamente calóricos.

Dicha campaña absorbió tan solo en la actual administración federal alrededor de 500 millones de pesos, por lo que será sustituida con el Grupo Intersectorial de Salud y Alimentación que impulsará un programa que ponga alimentos sanos en la mesa de los mexicanos y que atienda las causas de obesidad y diabetes.

Hugo López-Gatell calificó como pseudoprograma el de Picadura de Alacrán, un libro con 80 por ciento de antecedentes y líneas de acción desdibujadas que “en la vida real no tiene un real significado” y cuyo verdadero propósito fue la adquisición de antisueros contra el veneno de los alacranes.

Aclaró además que con la integración del Instituto Nacional de la Salud para el Bienestar (Insabi) no desaparecerá la Secretaría de Salud, pero apuntó que sí se contemplan desaparecer cargos directivos.

Mientras que la SS contará en 2020 con un presupuesto de alrededor de 124 mil millones de pesos, el Insabi operará con recursos del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, que cuenta con 95 mil millones.

También se creará el Centro Nacional de Inteligencia en Salud que corregirá la ‘ultrafragmentación’ de los centros de información, y desaparecerá la Dirección General de Epidemiología.

Por último, aunque no se intervendrá la estructura del Centro Nacional para la Prevención del VIH/Sida (Censida), este se reformulará con un enfoque de respeto a los derechos humanos, de diversidad sexual y de género.

Publicidad