De acuerdo a un estudio realizado por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), 6 de cada 10 pymes a nivel nacional incursionan en el comercio electrónico y han mostrado un aumento del 94.6% en comparación con 2019. Las empresas son conscientes de la importancia de tener un lugar en el mercado electrónico, pero se vieron principalmente motivadas a la transformación digital por el impacto económico del coronavirus.

A través de encuestas enviadas por correo electrónico AMVO se puso en contacto con empresas de GS1 en México con facturación menor a $50 millones de pesos anuales. En total se entrevistaron a 377 compañías, la mayoría de ellas fabricantes de alimentos, bebidas y productos domésticos distribuidos solamente a nivel nacional. Como resultado se obtuvo que 6 de cada 10 pymes hacen ventas online, un total de 64.2%, equivalente a 241 empresas en contraste con un 35.8% que no lo hace, es decir 136.

Te puede interesar: 1 de cada 3 mexicanos tiene un familiar que perdió su empleo en el marco de la pandemia

Este 35% declaró que no vende en línea por considerar muy altos los costos logísticos en México, superando incluso el costo del producto, y por tanto no rentable; de igual manera considerar altas las comisiones de las plataformas online; desconocer cómo operan estas plataformas generando desconfianza, además de no permitir la comercialización de productos alimenticios por ser perecederos, de entrega inmediata y cuidados de temperatura específicos.

Por otra parte, el 64% de las empresas que venden por Internet lo hace debido a la importancia de tener presencia en el mundo digital; su consciencia del poder de las redes sociales como medio de promoción, y gracias al conocimiento de la forma de operar de plataformas como Mercado Libre o Amazon.

La pandemia de coronavirus y su impacto económico obligó a muchas empresas a dar el salto al comercio electrónico. Antes de la emergencia sanitaria este sector era sólo una pequeña fracción ocupada por las pymes, de las cuales únicamente 3 de ellas vendía en línea y representaba para estas menos del 1% de sus ventas. Gran parte de las compañías utilizaron este periodo para actualizarse y posicionarse en el mercado digital por medio de capacitaciones y consultando a expertos de la materia.

Hoy en día, todas las empresas son conscientes de la importancia del comercio electrónico, pues continuará aún después de terminada la pandemia. Incluso aquellas compañías que no han incursionado en él reconocen la importancia de este; no obstante, declaran no tienen las herramientas necesarias para hacerlo o desconocen los requerimientos. Ante tal situación los analistas de AMVO aseguran es indispensable proporcionar capacitaciones para que tengan confianza en comercializar su producto y adentrarse al mercado digital.

Pymes que ya incursionan en el comercio electrónico planean su siguiente paso: la exportación. Muchas compañías creen su producto no es bien pagado en México y consideran podrían tener mayores ventas y mejores ganancias en otros países. Son conscientes de que para lograrlo es necesario cumplir con regulaciones más estrictas e invertir más en la logística, pero declaran están dispuestos a hacer lo necesario, teniendo como objetivo exportar a Estados Unidos.

Publicidad