José Nabor Cruz, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), afirmó que el dato más preocupante arrojado por la Medición de la Pobreza 2008-2018 es que en México más de 70 millones de personas carecen actualmente de seguridad social.

En entrevista para el programa de Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula, Nabor Cruz señaló que la falta de acceso a la seguridad social es el problema que enfrentan la mayor cantidad de mexicanos, el cual se deriva principalmente de la precariedad laboral y la alta incidencia en la economía formal.

“Es la carencia que enfrentan la mayor cantidad de mexicanos; 71.7 millones de mexicanos continúan reportando algún tipo de carencia de seguridad social, derivado de la precariedad laboral y la economía informal”, dijo.

En el tema del ingreso en los hogares, en el cual datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía ( Inegi) y de su Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) arrojan que se ha disminuido la proporción de trabajadores que ganan más de cinco salarios mínimos diarios.

“En este mismo periodo que examinamos (de 2008 a 2018), del total de trabajadores del país, que componen la Población Económicamente Activa, alrededor del 12 por ciento ganaban más de cinco salarios mínimos. En 2018 esa cifra se reduce a solo 4 por ciento y se robusteció la cifra de trabajadores que ganan de uno a tres salarios mínimos al día”.

Nabor Cruz señaló que actualmente estos dos temas representan “los dos grandes retos para el corto y mediano plazo“.

Señaló que desde hace muchos años se ha planteado la necesidad de un nuevo pacto social que incluya a empresarios, gobierno y sociedad; destacó como un buen primer paso el incremento salarial en la zona fronteriza del norte de México.

“No es un esquema de política que se pueda trasladar rápidamente a nivel nacional, sin embargo, en casos como Chiapas, Guerrero y Veracruz podríamos replicar estrategias como mejorar salarios, fortalecer inversiones e incrementar el gasto público”, refrendó.

Sobre los criterios para definir la pobreza extrema, el secretario ejecutivo de Coneval explicó que en primer lugar se debe tener un ingreso inferior a la canasta básica, equivalente a mil 516 pesos en áreas urbanas y mil 076 en áreas rurales, así como tres de las seis carencias analizadas por Coneval.

En cuanto a la pobreza moderada, esta se conforma por las personas que cuentan con ingresos inferiores a los necesarios para cubrir la canasta básica y presentan al menos dos de las carencias desarrolladas por Coneval.

El total de personas en situación de pobreza se conforma por la sumatoria de ambas categorías de pobreza.

El Coneval tiene identificados seis tipos distintos de carencia social: el rezago educativo, la carencia por acceso a los servicios de salud, carencia por acceso a la seguridad social, carencia por calidad y espacios de vivienda, carencia por acceso a los servicios básicos en la vivienda y carencia por acceso a la alimentación.

El pasado lunes, Coneval informó que en el periodo entre 2008 y 2018 el porcentaje de población en situación de pobreza pasó de 44.4 por ciento a 41.9 por ciento, una disminución de 0.24 puntos porcentuales al año.

Sin embargo, a pesar de que el porcentaje bajó, el número de personas en situación de pobreza aumentó de 49.5 a 52.4 millones.

El número de personas en situación de pobreza extrema pasó de 12.3 a 9.3 millones de personas entre 2008 y 2018, lo que representa un cambio de porcentaje de 11.0 por ciento a 7.4 por ciento.

Con información de López Doriga Digital

Publicidad