El incendio Camp, en el norte de California, ha dejado al menos 84 muertos y 475 desaparecidos, y ha destruido casi 14 mil casas, reportaron este sábado autoridades locales.

El incendio forestal, identificado como el más mortífero en la historia de California, ha destruido casi 62 mil hectáreas y ha sido contenido en 95 por ciento gracias a lluvias en el área, informaron funcionarios del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California.

El número de residentes extraviados se redujo a 475 y miles de personas han sido desplazados por el incendio masivo, mientras las evacuaciones y los cierres de carreteras siguen vigentes, pero las lluvias en el área han ayudado a los bomberos a extinguir los puntos calientes.

Cerca de mil 600 bomberos, asistidos por bulldozers y helicópteros, continúan luchando contra el incendio.

A medida que las lluvias apagan las áreas con cicatrices de incendio, las autoridades esperan que la remoción de cenizas y otros escombros tóxicos del incendio sea el mayor esfuerzo de este tipo realizado por funcionarios estatales.

En Malibú, algunos residentes que fueron evacuados del incendio de Woolsey todavía esperaban para regresar a sus hogares, mientras los funcionarios trabajaban para restaurar los servicios públicos y el acceso por carretera.

Ese incendio, que quemó más de 37 mil hectáreas, destruyó mil 643 estructuras y causó la muerte de tres personas está contenido al cien por ciento.

“Todavía hay mucho trabajo por hacer”, dijo el portavoz del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles, Pono Barnes. “Los equipos están en el área ayudando a los residentes a repoblar”.

La serie de grandes incendios forestales registrados en California este mes, el incendio de Hill, el incendio de Woolsey y el incendio de Camp, quemaron más de 102 mil hectáreas y destruyeron aproximadamente 20 mil 391 estructuras.

Publicidad