Un abogado estadunidense dijo ayer domingo que su firma representa a «varios» denunciantes relacionados con un caso de presunto abuso de poder por parte de Donald Trump que desató una investigación que podría llevar a la destitución del presidente.

El abogado Andrew Bakaj representa al oficial de inteligencia -en el anonimato- que acusó a Trump de usar su posición para presionar alpresidente ucraniano para que investigara a su rival político Joe Biden y al hijo de éste.

Puedo confirmar que mi firma y mi equipo representa a varios denunciantes» relacionados con el caso, dijo Bakaj en Twitter.

A su vez, un segundo agente de la inteligencia de Estados Unidos quiere ofrecer al Congreso información de primera mano sobre las presiones del presidente estadunidense a Ucrania, lo que podría reforzar la investigación de los demócratas para abrir un juicio político contra el mandatario.

El abogado Marz Zaid, socio de Bakaj, dijo este domingo a la cadena ABC que su nuevo cliente también es un agente de la inteligencia estadunidense, aunque no especificó a qué agencia pertenece.

”Tiene información de primera mano», explicó.

Zaid aseguró que el nuevo denunciante tiene información directa sobre los supuestos intentos de Trump para perjudicar al exvicepresidente Joe Biden de cara a las elecciones de 2020.

No estaba claro si el abogado Bakaj estaba usando la palabra ‘varios’ para referirse a más de dos denunciantes.

La queja del primer denunciante hizo que la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, anunciara el inicio de una investigación para determinar si Trump debía ser sometido a un juicio político por sus presiones a Ucrania.

En el centro de la polémica se encuentra una llamada telefónica efectuada el 25 de julio, en la que Trump pidió a su homólogo ucraniano, Vladimir Zelenski, que investigara por corrupción en Ucrania a Biden y uno de sus hijos, Hunter, que asesoró a una empresa de gas ucraniana.

El nuevo denunciante dice tener información directa y eso podría dar más munición a los demócratas para lograr la apertura de un juicio político contra Trump.

El objetivo del mandatario, que busca la reelección, era supuestamente perjudicar a Biden, favorito en las encuestas para llevarse la nominación demócrata para los comicios presidenciales de 2020.

El primer informante elaboró su queja a partir de la información de media docena de funcionarios, por lo que no tenía información de primera mano.

El presidente reaccionó rápidamente a la noticia y, en Twitter, afirmó que este nuevo denunciante procede del «estado profundo», un término procedente de una teoría de la conspiración y que usa para designar a un supuesto grupo de burócratas que intenta dañarle.

En la historia de Estados Unidos, solo tres presidentes han afrontado hasta ahora procesos de destitución: Andrew Johnson (1865-1869) y Bill Clinton (1993-2001), quienes fueron absueltos; y Richard Nixon (1964-1974), quien dimitió antes de que se produjera su juicio político.

Publicidad