Un paciente con diabetes, sin seguridad social, puede gastar entre 2 mil y 6 mil pesos al mes en su tratamiento médico, costo que incrementó hasta en 20 por ciento durante la pandemia.

Cuando en abril y mayo, India y China –países que más venden a México los ingredientes activos farmacéuticos que eventualmente se convierten en medicamento– ralentizaron sus líneas de producción a causa del covid-19,la materia prima se vio restringida y se encareció el producto, explicó a MILENIO Juvenal Becerra, presidente de la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias (Unefarm).

Te puede interesar: Covid detonó el financiamiento para cirugías

​“En el momento en el que todas las plantas productoras de materia prima cerraron en el mundo hubo retrasos para surtir y cuando lo hicieron, como había muchísima demanda a nivel mundial, subieron los insumos y eso es lo que encareció el producto”, detalló.

Sumado a esto, al inicio de la pandemia hubo compras de pánico de algunos consumidores, lo que agravó la situación; aunque no tanto como en el caso de los antivirales que incrementaron su precio en hasta 50 por ciento.

El encarecimiento del tratamiento para la enfermedad crónico-degenerativa afecta principalmente a las personas sin seguridad social, pues de acuerdo con Martha Rangel, médico educadora para la Federación Mexicana de Diabetes (FMD), en familias donde hay personas con diabetes tipo 1 se puede destinar hasta 50 por ciento de los ingresos en insumos y medicamentos.

“La diabetes es una enfermedad cara y desafortunadamente no todos los pacientes tienen acceso a un servicio médico público, eso complica más las cosas. Puede costar desde 2 mil hasta 6 mil pesos mensuales, dependiendo del tipo de tratamiento. En el caso de Diabetes tipo 1 puede ser más, por el uso de tiras y lancetas para monitoreo constante”, dijo.
Se estima que en el país existen alrededor de 12 millones de personas adultas con diabetes y de cada 4 personas con dicha condición solo una lleva un control médico adecuado y oportuno.

“No existen estudios que hayan medido el desapego al tratamiento y las consecuencias, pero es algo que veremos a mediano plazo porque mucha gente desafortunadamente ha perdido su empleo y tiene otras prioridades en la familia. Algunos están percibiendo la mitad de su salario, todo eso está repercutiendo en el tratamiento y el monitoreo no es fundamental. Es algo que veremos a no muy largo plazo”, agregó Rangel.

Negocios

El incremento en el costo de los insumos también afectó los planes de negocio de algunas empresas, como Becton Dickinson (BD), multinacional estadunidense de tecnología médica que en agosto pasado anunció una inversión por nueve millones de dólares, para la entrada en operaciones de su onceava planta de manufactura en el país.

“Los fabricantes no se salvaron de las afectaciones mundiales por la pandemia y tuvieron aumentos importantes en sus costos de operación, lo que repercutió en un alza al consumidor final”, dijo el presidente de la Unefarm.

El valor de mercado de los medicamentos para tratar la enfermedad ronda los 6 mil millones de pesos en México. A escala global, Novo Nordisk, Sanofi, Takeda, Lilly, MSD y Novartis lideran los desarrollos farmacéuticos de tratamientos.

De acuerdo con Becerra, ante el aumento en precios, los medicamentos genéricos reportaron un crecimiento en la demanda de entre 10 y 15 por ciento.

“Cada día cobran más relevancia los medicamentos genéricos, sobre todo para las familias de bajos recursos que no se pueden permitir tener acceso a un tratamiento. Hoy de cada 10 medicamentos que se venden entre seis y siete son genéricos”, señaló.

Hoy de las ventas totales de farmacias, alrededor de 20 por ciento está relacionado con medicamentos e insumos para el tratamiento de diabetes. Ante la pandemia, la Unefarm ha reportado un incremento en ventas hasta 50 por ciento.

Hace 99 años Sir Frederick Grant Banting hizo uno de los descubrimientos médicos más destacados del mundo: la insulina. Ello representó una revolución en la calidad de vida de personas con diabetes, la cual se está viendo mermada por la pandemia.

Publicidad