El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nominó hoy al juez conservador Neil Gorsuch para ocupar el lugar en la Corte Suprema de Justicia que se encuentra vacante desde hace 11 meses por la muerte del magistrado Antonin Scalia.

Gorsuch, juez de la Corte de Apelaciones del Décimo Circuito en Denver, Colorado, fue presentado por Trump como un jurista de calificaciones excepcionales que merece ser confirmado sin objeciones por el Senado, como sucedió en sus dos cargos anteriores.

“Las calificaciones del juez Gorsuch están más allá de cualquier disputa. El es un hombre de nuestro país y un hombre que nuestro país necesita realmente y bastante para asegurar el estado de derecho y el imperio de la justicia”, dijo en el salón Este de la Casa Blanca.

Ante una nutrida audiencia, compuesta mayormente por legisladores republicanos, Trump recordó que tras la muerte de Scalia en febrero de 2016, él prometió encontrar al mejor juez del país para ocupar esa vacante.

“Prometí seleccionar a alguien que respete nuestras leyes, sea representativo de nuestra Constitución y ame nuestra Constitución y alguien que la interprete como está escrita”, abundó Trump.

De 49 años de edad, Gorsuch es considerado un juez tradicional que favorece la interpretación de la Constitución al pie de la letra.

Descrito como una persona cortés, diplomática, buen oyente y complaciente con sus amistades, Gorsuch es considerado también un juez conservador en temas relacionados con políticas de salud reproductiva de las mujeres.

Nativo de Colorado, Gorsuch se graduó en leyes por la Universidad de Columbia, donde cofundó un periódico para refutar lo que él consideraba como la filosofía liberal dominante y “políticamente correcta” en ese campus.

También realizó estudios en la Facultad de Derecho de Harvard y obtuvo un doctorado en Filosofía Jurídica por la Universidad de Oxford, Inglaterra, y sirvió como secretario de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia Byron White y Anthony Kennedy.

Su madre, Anne Gorsuch Burford, es recordada como una polémica y combativa jefe de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) durante el gobierno de Ronald Reagan.

El expresidente Barack Obama nominó en marzo pasado al juez Merrick Garland para la vacante de Scalia, pero la postulación nunca prosperó ante la negativa republicana de entrevistarse con el nominado, pues ese partido consideró que el nombramiento debía ser hecho por el nuevo mandatario.

Los republicanos en el Senado mantienen una corta ventaja en el Senado y necesitarán el apoyo de dos demócratas para obtener los 60 votos y evitar que los demócratas logren bloquear la confirmación mediante el llamado recurso de “filibustería”.

Trump consideró que este puede ser el proceso de selección judicial más transparente de la historia y dijo que con la selección de Gorsuch cumplió una exigencia hecha por sus simpatizantes durante la campaña presidencial.

“Millones de votantes dijeron que este era el tema más importante para ellos cuando votaron por mi para presidente. Soy un hombre de mi palabra y haré lo que el pueblo estadunidense ha estado pidiendo desde Washington por un tiempo muy largo”, asentó.

Publicidad