La pandemia de Covid-19 sigue en fase ascendente en México en pleno período de desconfinamiento, con un muerto cada dos minutos y un contagio cada 14 segundos, y en varios estados comienza a reportarse la saturación de hospitales.

En medio del desacuerdo entre la autoridad federal y los gobernadores sobre cuando reabrir actividades, la peste no cede en el segundo país con más infecciones y fatalidades en América Latina, donde crecen las acusaciones de la oposición sobre el mal manejo de la crisis sanitaria.

Actualmente se contabilizan 295 mil 268 casos positivos, y 34 mil 730 muertos, pese a lo cual 15 estados ya reanudaron actividades, aunque 17 todavía esperan el fin de la larga cuarentena instaurada el 23 de marzo, tras la aparición del primer caso el 28 de febrero.

En el centro veraniego de Zihuatanejo, bañado por las costas del Pacífico, algunos nosocomios públicos comenzaron a reportar que no tenían ninguna disponibilidad de camas para nuevos enfermos.

Según reportes periodísticos, una persona de unos 80 años se desplomó muerto frente a una farmacia ubicada en el centro de la ciudad turística, víctima de coronavirus.

“Yo estaba cerca de ese lugar y observé que dos mujeres, al parecer familiares del anciano, trataban de echarle aire porque no podía respirar”, afirmó una fuente de la Cruz Roja local, citada por el diario Reforma.

Las mujeres señalaron a los paramédicos que el enfermo llevaba 15 días con insuficiencia respiratoria pero no había podido ingresar a un hospital por falta de disponibilidad.

Te puede interesar: OMS advierte sobre desconfinamientos apresurados en países como México

Otro caso ocurrió hace unos días, cuando un taxista fue llevado al hospital general Bernardo Sepúlveda, de la misma ciudad costera del estado de Guerrero, pero murió cuando esperaba a ser atendido.

En otro centro balneario del mismo estado, Acapulco, un indigente también murió en pleno centro de la urbe cuando esperaba su traslado a un centro médico.

En la sureña ciudad de Mérida, capital del estado de Yucatán, y en el norteño estado de Baja California Sur, cerca de la frontera con Estados Unidos, autoridades reportaron también hospitales a punto del colapso y falta de personal médico para atenderlos.

El estado de Tabasco se acerca peligrosamente al nivel de saturación y lo mismo ocurre con las ciudades fronterizas de Matamoros y Reynosa, vecinas al estado norteamericano de Texas, uno de los epicentros actuales del Covid-19 en Estados Unidos.

Precisamente en Matamoros, Tamaulipas, dos personas fallecieron en el estacionamiento del hospital Alfredo Pumarejo, cuando esperaban la autorización para ser internadas.

Otro caso ocurrió el lunes anterior, cuando un hombre murió en su camioneta mientras aguardaba para ser internado frente al hospital 13 del Instituto Mexicano del Seguro Social en Matamoros, debido en apariencia al coronavirus y murió, pero lo peor de todo es que tuvieron que pasar 8 horas antes de que su cuerpo fuera recogido.

En el principal epicentro de la pandemia, la capital y su zona metropolitana, habitado por 21 millones de personas, los casos y muertes parecen comenzar a disminuir, aunque hay algunos “focos rojos” en localidades rurales de la urbe, pero la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum llamó a “no bajar la guardia”.

Además, en algunas zonas como el centro histórico, la concentración diaria de personas tras el inicio del desconfinamiento va en aumento.

Sin embargo, en otras zonas del país, como el estado de Durango, que registra 22% de casos activos, semejante al promedio mundial, pero por encima de la media nacional del 16%, las cosas parecen ir de mal en peor.

El vocero para la crisis de coronavirus, Hugo López-Gatell, se declaró preocupado por lo que sucede en esa región y dijo que “esto habla de una epidemia en período de crecimiento, con 55% por semana”.

El funcionario acusó ayer a varios gobernadores de la aceleración de los contagios en algunos estados.

Los gobernadores del Partido Acción Nacional (PAN) pidieron un encuentro “urgente” con el secretario de Salud, Jorge Alcocer, para deslindar estos hechos y “hacer las aclaraciones pertinentes”.

Publicidad