El consumismo “es un virus que afecta la fe y a las raíces porque te hace creer que la vida depende solo de aquello que tienes, y así te olvidas de Dios que viene a tu encuentro y que está a tu lado”, sostuvo hoy el papa Francisco.

Agregó que “el Señor viene pero sigue los apetitos que te llegan; el hermano golpea a tu puerta pero te da fastidio porque molesta tus planes”. El pontífice señaló que “cuando se vive por las cosas, éstas jamás bastan; la avidez crece y los otros se transforman en obstáculos en la carrera y así se termina por sentirse amenazados y cada vez más insatisfechos y rabiosos, se aumenta el nivel de odio”.

Según Francisco, “este es el comportamiento egoísta del consumismo”.

“El verdadero peligro es aquello que anestesia al corazón: es depender del consumo”, dijo. “Ahora se vive de cosas y ya no se sabe por qué. Se tiene muchos bienes pero ya no se hace el bien. Las casas se llenan de cosas pero se vacían de hijos: este es el drama de hoy, de casas llenas de cosas y vacías de hijos, el invierno demográfico que estamos viviendo”, agregó. “Lo vemos en todas partes en que el consumismo impera: mucha violencia, incluso solo verbal, mucha rabia y deseo de buscar un enemigo a toda costa!”, sostuvo.

Publicidad