Ricardo Salinas Pliego, el tercer hombre más rico de México se benefició de la compra de Grupo Fertinal, no sólo por la deuda que la firma de fertilizantes tenía con Banco Azteca, sino por sus vínculos con empresas en paraísos fiscales que poseían acciones, documenta una publicación del Wall Street Journal.

El dueño de Grupo Salinas y el primero en el Consejo de asesores económicos del presidente Andrés Manuel López Obrador, tiene vínculos financieros con las compañías que poseían una gran cantidad de acciones de la empresa de fertilizantes, refiere la publicación.

Los documentos revisados por el diario vinculan a Salinas Pliego, a través de una compleja red de sociedades de cartera registradas en paraísos fiscales, a una empresa registrada en Suecia conocida como NPK Holding AB, que poseía el 24.4 por ciento de Fertinal en el momento de la venta. Otro holding con vínculos con el Salinas Pliego, Base Rock BVBA, con domicilio en Bélgica, poseía otro 4.5 por ciento de las acciones de Fertinal.

Cabe recordar que esta empresa de fertilizantes se vendió a Petróleos Mexicanos (Pemex), en 2016 por 635 millones de dólares , incluido el retiro de la deuda. Al final, una auditoría de 2017 dio cuenta que en activos la empresa sólo poseía 15 millones de dólares y se requerían 315 millones en reparaciones y actualizaciones para cumplir con los estándares de seguridad, ambientales y operativos.

En marzo, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció una investigación federal sobre el acuerdo después de que Pemex presentó una denuncia de fraude ante los fiscales acusando el precio inflado en la compra de Fertinal.

De acuerdo con el diario económico, una investigación anunciada en marzo por el presidente sobre el dolo en el precio inflado al que se adquirió la empresa, también tiene en la mira a instituciones que financiaron la compra, incluido Banco Azteca, del que Salinas posee una participación mayoritaria.

Se añade que Salinas Pliego negó durante mucho tiempo el ser accionista de Fertinal, que estaba “técnicamente en bancarrota” cuando Pemex lo compró y la transacción se cerró antes de que venciera la deuda de Fertinal con Azteca.

Publicidad