Ante la molestia de don Crescencio Ibarra por el desorden que se suscitó al acabar la misa de XV años de Rubí, se efectuó la recepción en donde estuvieron presentes más de mil personas, quienes disfrutaron de enchiladas de mole.

Con “Las Mañanitas” interpretadas por la Banda Heredera de San Luis Potosí, la joven Rubí e integrantes de su familia, notoriamente asediados, ofrecieron el banquete a sus invitados, entre ellos el gobernador Juan Manuel Carreras López.

El mandatario estatal acudió a la celebración de los XV años más famosos de México a felicitar a la joven y a su familia, con quienes dialogó unos minutos.

“Le dije a Rubí que sea una gran potosina, que ojalá y pueda concluir sus estudios profesionales”, dijo.

Asimismo, resaltó que este tipo de eventos son de gran apoyo para la promoción turística de la entidad, además de que generan una importante derrama económica para la región.

Más que un ambiente festivo, la tensión y el nerviosismo predominan en los rostros tanto de Rubí como de sus familiares, quienes establecieron un cerco en torno a la mesa principal para evitar que la gente se acercara a ellos, ya que, mencionaron, “están muy asediados”.

No obstante, la gente que se dio cita al banquete disfrutó de las enchiladas de mole que se sirvieron, así como de las cervezas y refrescos que se repartieron en las mesas que se colocaron para el evento, que es amenizado por la agrupación Reelevo X, originaria de Matehuala.

Originarios de Monterrey, la pareja conformada por Vicky y Mario reconocieron que el morbo fue el principal motivo que los hizo asistir a la fiesta.

“Venimos a ver qué pasaba y pues hay baile. Esperamos ansiosos”, señaló Vicky.

La comida duró otras dos horas, para posteriormente continuar la celebración en la comunidad de Laguna Seca, municipio de Charcas, donde nueve grupos musicales amenizaron el festejo, entre ellos destacó la Banda Jerez, que desde temprano llegó al lugar, y la Banda Real de Monterrey.

Publicidad