Donald Trump se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en celebrar públicamente el Día de los Veteranos, al asistir al tradicional desfile realizado en Nueva York, donde fue abucheado.

En la explanada del Madison Square Park, el primer mandatario expresó su reconocimiento a los veteranos por haber “arriesgado todo” por la nación.

“Ahora es nuestro deber servirlos y protegerlos todos los días de nuestras vidas”, agregó.

Acto seguido, Trump dio inicio al desfile del primer centenario del regreso de los combatientes estadounidenses de la Primera Guerra Mundial.

Durante la participación de Donald Trump en la celebración, un grupo de aproximadamente 100 manifestantes lo abucheó y sonó silbatos en señal de oposición a su gobierno.

Asimismo le gritaron “¡vergüenza, vergüenza, vergüenza!” y consignas a favor de su reclusión en la cárcel. Inclusive, colgaron un letrero a favor de un juicio político contra él, en un edificio cercano.

Publicidad