Al señalar que su administración va “bien y de buenas”, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que sus adversarios no han podido conformar un movimiento reaccionario que detenga la transformación del país. 

En el último acto de su gira de tres días por Oaxaca, donde visitó hospitales del sistema IMSS-Bienestar, el mandatario aseguró que sus adversarios “no han podido agruparse y conformar una reacción, un movimiento reaccionario”, como los hubo en las tres transformaciones que ha tenido el país. 

En la comunidad perteneciente a los Valles Centrales de la entidad donde predomina la cultura zapoteca, dijo que “es muy importante ir bien pero también tener suerte, la fortuna, la suerte cuenta mucho”, pues afirmó que “hay cuestionamientos, hay oposición, pero no ha pasado a mayores”. 

Acompañado por el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, subrayó que es muy importante tener en cuenta que la Cuarta Transformación se está llevando a cabo “sin sobresaltos, sin violencia, de manera pacífica; tenemos la dicha enorme de poder transformar de manera pacífica”, y acto seguido pidió un aplauso para sus adversarios “que no son nuestros enemigos”. 

En diálogo con la comunidad del Hospital Rural de Tlacolula, el presidente recalcó que se tiene que garantizar el derecho a disentir, pues “sólo en las dictaduras hay pensamiento único; estamos construyendo una auténtica democracia, no una dictadura”, aseveró.

Publicidad