Un artículo publicado en The Economist señala que no está claro qué ganará el presidente Andrés Manuel López Obrador con su visita a Washington, salvo “millas de viajero frecuente”.

El medio apuntó que la cumbre entre Donald Trump y López Obrador será registrada como “una de las más extrañas de la historia”, entre líderes “notablemente reacios a promover el distanciamiento social“.

Una reunión entre presidentes mexicano y estadounidense normalmente fomenta una relación que es vital para ambos países, especialmente en las áreas de comercio, migración y delincuencia. El encuentro Trump-AMLO es poco probable que lo logre. No está claro qué ganará AMLO de la cumbre, excepto millas de viajero frecuente (volará comercial, y tendrá que cambiar de avión en ruta a Washington)”, apunta el artúculo.

Te puede interesar: Inteligencia Financiera presenta denuncias sin todas las pruebas: Gertz Manero

El presidente estadounidense, Donald Trump, confirmó el miércoles la visita a la Casa Blanca el próximo 8 de julio de López Obrador para celebrar la “histórica” entrada en vigor del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Para marcar este logro histórico, espero dar la bienvenida al presidente Andrés Manuel López Obrador de México a la Casa Blanca para continuar nuestro importante diálogo en comercio, salud y otros temas centrales para nuestra seguridad y prosperidad regional”, dijo Trump en un comunicado.

El pasado lunes, el presidente mexicano manifestó que su visita a Washington se producirá en “un momento muy oportuno”, ya que la alianza comercial que entrará en vigor el 1 de julio “va a ayudar a reactivar la economía, va a ayudar a México”.

Esta relación es para nosotros muy importante. Además, ha habido respeto del presidente Donald Trump hacia nuestro Gobierno. Ha habido una relación de respeto mutuo. No voy a decir más. Incluso el discurso del presidente Trump con relación ha México ha sido más respetuoso de cómo se expresaba anteriormente, cosa que agradecemos mucho”, manifestó.

El mandatario mexicano aseguró que su visita a Estados Unidos no lo hace un “vendepatrias”, luego de que algunas voces manifestaran que un debilitado Donald Trump podría usar su presencia allí para hacer campaña de cara a los comicios de noviembre.

Publicidad