Xalapa, Ver. (SPI).- Luego de que el dirigente José Sierra presuntamente encabezó a un grupo de militantes de AVE que agredieron a funcionarios del Consejo Distrital de Córdoba, el presidente estatal del partido, Alfredo Tress Jiménez, reconoció no estar enterado del asunto.

Dijo que hasta el momento no ha logrado hablar con el dirigente de esa zona, pero consideró que se debe hacerse una investigación para poder deslindar responsabilidades del evento que se dio la tarde del viernes.

Y que es que reconoció que hasta el momento no se sabe qué género la molestia de los militantes de su partido.

Anuncios

“Lo primero que estamos haciendo es que estamos hablando con él y obviamente deslindar la responsabilidades que cada quien tenga, yo como dirigente no puede hablar de responsables, hay que ver cuáles fueron los motivos que generaron todos esto”.

Al cuestionarlo sobre si es válido el uso de violencia en la organización de las elecciones, insistió que se tiene que revisar el fondo del tema, para saber qué hicieron los funcionarios que detonó en la trifulca y la destrucción de bienes.

“No puede ser que nosotros no hagamos nada en función de que nos están agrediendo”.

Reconoció que aún no ha platicado con José Sierra, pues el viernes estaba muy exacerbado “con la cabeza caliente” y no lograron aclarar los hechos.

Tress Jiménez descartó que la agresión a funcionarios en Córdoba pueda derivar en más violencia en los otros consejos distritales.

“Esto no contamina, sería tanto como decir que alternativa sería responsable de la baja votación el dia de la jornada, y no es así. Es como decir que Córdoba es el ombligo del mundo y no es así”.

El dirigente distrital del partido local Alternativa Veracruzana, José Sierra Silva, junto con decenas de su seguidores, protagonizó desmanes en el órgano electoral de la ciudad de Córdoba.

El líder partidista intentó ingresar a la fuerza a las oficinas del Organismo Público Local Electoral (OPLE) en Córdoba, se enfrentó a golpes con policías, causó destrozos y posteriormente huyó del lugar.

Los hechos ocurrieron cerca de las 20:00 horas, cuando el político llegó a las a las oficinas del órgano electoral acompañado por un séquito de seguidores.

En su intento por querer ingresar a la fuerza a las oficinas, fue impedido por guardias de seguridad, quienes ante las agresiones del dirigente partidista de vieron obligados a rociarlo de gas pimienta.

Los seguidores del Ave y Pepe Sierra, provocaron daños severos a unidades del Ople y sus oficinas, además de causar lesiones a un policía y una funcionaria.

Elementos de la SSP realizaron un operativo pero no lograron dar con el líder que huyó del lugar.

Publicidad