La contratación de personal médico que el Ejército lleva a cabo para atender la emergencia por la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad covid-19 se ha encontrado con una traba: la carta de no antecedentes penales.

Además de que el requisito no figura en la lista emitida por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el problema es que debido al cierre de oficinas gubernamentales no hay forma de obtener el documento.

“Hasta que llegamos aquí nos enteramos que la están pidiendo y ahorita que está todo cerrado, ¿de dónde se va a sacar? ¿Cuántas personas vienen a solicitar un empleo y por ese requisito mucha gente no se va a quedar?”, cuestionó Mercedes Herrera, enfermera retirada.

A pesar de ello, decenas de personas continúan llegando desde las 8 de la mañana a la I Región Militar en la Ciudad de México para aplicar a uno de los cargos que se ofrecen: médico especialista o general, así como enfermera especialista o general, y personal administrativo (capturista, secretaria, e intendencia).

En la instalación militar, en la alcaldía Miguel Hidalgo, el capitán Jorge Mondragón recibe y reúne, a unos metros de la entrada y conforme van llegando, a los interesados. Aunque la mayoría utiliza cubrebocas y hasta guantes para evitar la propagación del covid-19, la sana distancia se olvida con tal de poder escuchar bien la documentación requerida y los lineamientos para una posible contratación.

El militar aclara, primeramente, que no causarán alta en las Fuerzas Armadas pero serán afiliados al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado durante el tiempo contratado.

Informa que la jornada de trabajo será de 42 horas de lunes a domingo, en tres turnos o guardias, con un día de descanso, según las necesidades de cada unidad médica.

El capitán Mondragón también les aclara que no serán asignados a hospitales sino las unidades médicas adaptadas y operadas por la milicia durante la emergencia. Pero, sobre todo, el mando militar subraya que la oferta del empleo es por 150 días, algo que no agradó a todos.

“¿Por qué lo hacen nada más temporal? ¿Por qué no, después de que termine esto, no buscan una buena base para que te puedas meter a trabajar? Al final de cuentas en el sector salud siempre hacen falta enfermeras, siempre faltan médicos”, cuestionó Karla Rivera, una joven de 25 años que aplica para enfermera.

Los sueldos de 35 mil pesos para médicos especialistas, y casi 23 mil para generales, así como de 21 mil para enfermera especialista y poco más de 18 mil para general, algunos los consideran adecuado, otros no tanto.

“Creo que para lo que te estás arriesgando no es suficiente. Debes tener un buen seguro, porque al final tú entras a trabajar y a la semana que te contagies no vas a tener el dinero para solventarlo”, dice María Guadalupe López, enfermera retirada.

Aunque también hay quienes ven más allá de lo económico en estos momentos de emergencia sanitaria por el covid-19.

“México nos necesita, mucha gente lo ve por necesidad ahorita, pero muchos lo vemos con ganas de querer apoyar, queremos apoyar, el país nos requiere, estamos apenas en pañales de lo que va a pasar”, exclamó Édgar Hernández, voluntario en los sismos de 1985 y 2017.

Por su parte, la Secretaría de la Defensa Nacional informó a MILENIO que este requisito ya no será solicitado a los voluntarios.

Publicidad