El diputado local independiente Sebastián Reyes Arellano acudió a la Cámara de Diputados en la Ciudad de México, para entregar unos oficios en los cuales, por un lado pide el rescate financiero de Veracruz, asignaciones extraordinarias para la entidad, así como evitar proteger a los responsables del saqueo en el Estado.

El legislador presentó los oficios en la oficina de la Presidenta de la Mesa Directiva, María Guadalupe Murguía Gutiérrez donde pide a los los legisladores que presenten un punto de acuerdo a través de la Junta de Coordinación Política, para pedir a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que lleve a cabo el rescate financiero de Veracruz, pues esa entidad quedó casi destruida en todos los aspectos, tras la administración de Javier Duarte de Ochoa que encabezó el robo del siglo.

“Acudo para exigir a los diputados federales que no protejan a ninguno de los involucrados en este saqueo. Que no se les permita continuar con fuero a todos aquellos que fueron cómplices de Javier Duarte, y que brinden facilidades para que las autoridades de investigación pueda continuar con las diligencias en su contra, para que sea finalmente un juez quien determine la responsabilidad o no de los implicados”, agregó.

Resaltó que a más de 6 meses de finalizada la administración duartista, Veracruz aún sigue padeciéndolas consecuencias, pues dijo que de acuerdo con cifras tanto de la Auditoría Superior de la Federación como del Órgano de Fiscalización Superior, el desvío de los recursos podría rebasar los 100 mil millones de pesos, además que existe una deuda bancaria, bursátil y con proveedores de alrededor de 65 mil millones de pesos.

Por esta razón, mencionó pidió a los diputados federales que hagan a un lado las cuestiones políticas y los colores, y brinden ayuda extraordinaria a Veracruz, pues cuentan con la facultad de pedir a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público asignar partidas extraordinarias a la entidad, o en su defecto llevar a cabo un urgente rescate financiero, que le permita hacer frente a la deuda existente con los bancos, o que le brinde recursos para poder llevar a cabo las obras que tanto hacen falta en el Estado.

Publicidad