Este viernes, el gobierno federal anunció un incremento salarial de entre 1 y 3 por ciento anual a los servidores públicos que ganen menos de 200 mil pesos netos anuales. Lo anterior en respuesta a una promesa de campaña del presidente López Obrador.

En conferencia de prensa, el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, explicó que los trabajadores de base que tengan un salario de hasta 100 mil pesos anuales recibirán un incremento de 3 por ciento. Mientras tanto, aquellos con ingresos de entre 100 y 150 mil pesos tendrán un aumento de 2 por ciento.

Finalmente, el sector de los funcionarios con salarios de 150 mil pesos anuales y hasta 200 mil tendrán un alza en sus remuneraciones del 1 por ciento. Añadió que los recursos se obtendrán de un “guardadito” de 3 mil 500 millones de pesos previsto en el Presupuesto de Egresos.

Estos aumentos son independientes al incremento porcentual ordinario de 3.35 por cientoseñalado para 2019, precisó el secretario Urzúa.

“Esto es un extra al incremento salarial que corresponde a la inflación que calculamos para este año y representa un incremento en el poder de compra de los funcionarios públicos que tienen menores ingresos, es decir los que ganan en términos netos menos de 200 mil pesos al año”, detalló.

Mientras tanto, Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajo, indicó que el aumento salarial es una promesa hecha por el presidente a los servidores públicos de los escalafones más bajos del gobierno federal.

“Para los de abajo y ahora en este momento estamos hablando de los que menos ganan en la administración pública federal centralizada como ya se hizo en el norte del país”, afirmó.

Publicidad