La titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, aseguró que se realizará una “limpieza general” en el Instituto Nacional de Migración (INM) y que se terminarán los “vacíos” éticos y legales en dicha institución.

En respuesta a lo publicado por MILENIO respecto a la auditoría contenida en la Cuenta Pública 2017, la cual señala que existen vacíos de “integridad ética” en el Instituto y se recomienda una “reingeniería profunda” del organismo, Sánchez Cordero expresó: “Vamos a hacer una limpieza general. Estos vacíos éticos y legales que se tenían, por supuesto que lo estamos revisando”.

Ayer, luego de tomar la protesta a la nueva titular del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Nadine Gasman, la funcionaria federal explicó que incluso ya se tiene conocimiento de una serie de denuncias sobre agentes migratorios que extorsionan a visitantes al ingresar al país.

“Tenemos ya conocimiento de una serie de cuestionamientos, que son muy válidos y aparte hemos estado probándolos, de agentes migratorios que definitivamente han incurrido en conductas ilícitas y, yo diría, en delitos”, precisó la secretaria de Gobernación.

Explicó que inclusive ya hablaron con personas que han sido extorsionadas por los agentes migratorios al ingresar a México, “e incluso nos han dichos las cuotas que les cobran si es venezolano, si es hindú, chino. En fin”.

En tanto, el Instituto Nacional de Migración indicó que, en congruencia con la nueva política en la materia, realiza “una revisión profunda de los procesos que tiene por mandato, así como de su personal adscrito y del trato que se brinda a los migrantes, desde una perspectiva de respeto irrestricto a los derechos humanos”.

Explicó que a corto plazo se está realizando, de manera progresiva, un cambio de personal, mientras que a largo plazo se estarán modificando procedimientos existentes, desarrollando nuevas prácticas enfocadas en la modernización tecnológica del instituto.

“Con ello, se tiene como propósito que el Instituto sea reconocido como una dependencia de calidad mundial en procesos migratorios. La modernización del INM supone una institución abierta y transparente que mantiene como aliada a la sociedad civil”, expresó la dependencia.

Finalmente, Migración agradeció el informe de la Auditoría Superior de la Federación, que forma parte de la Cuenta Pu?blica 2017, “por su orientación sobre las prioridades señaladas en el mismo”.TE PUEDE INTERESAR

“Reorganización, necesaria”

La Auditoría Superior de la Federación finalmente reaccionó sobre la necesidad que existe de realizar una reingeniería profunda al Instituto Nacional de Migración, estimó la sociedad civil, quien difirió que exista un descontrol en las fronteras.

Elba Coria, directora de la Clínica Jurídica para Refugiados Alaíde Foppa, consideró que la estrategia de las autoridades de controlar no solo la frontera sino todo el territorio nacional con innumerables retenes y revisiones fue lo que colocó en una situación de vulnerabilidad a los migrantes.

Agregó que la correlación del crimen organizado con el fenómeno migratorio responde en gran parte al contexto del país y a que las personas en situación irregular son más vulnerables a no recibir justicia por los delitos de los que son víctimas.

En tanto, Leticia Calderón Chelius, investigadora del Instituto Mora, rechazó que exista un descontrol migratorio en el país, por el contrario, dijo, hay un control desde la criminalización que se hacía para quienes ingresaban de forma irregular.

Calderón argumentó su rechazo a que exista descontrol al respecto ya que ha habido un control policiaco al grado de que México era un país que deportaba más centroamericanos que Estados Unidos.

“Detenían a todo el mundo, más del tiempo legalmente permitido. Esa era la estrategia, eran omisiones que se encubrían”.

No obstante, la investigadora consideró que la nueva administración federal no solo tiene conciencia de los vicios que existían, sino que también tiene la voluntad política para lograr una reorganización tan necesaria para evitar abusos hacia los migrantes que llegan al país.

Frente a este panorama, las especialistas y activistas señalan que el problema migratorio va más allá de los hallazgos que realizó la Auditoría en el Instituto Nacional de Migración y muestran la necesidad de una reingeniería, pero, sobre todo, de un cambio de voluntad política para que esto ocurra. 

Publicidad