Cuauhtémoc Cárdenas advirtió que la liberación de la distribución de gasolinas en México representa un negocio de más de 32 mil millones de dólares al año, “que buscan aprovechar múltiples empresas extranjeras que quieren venir a México no a bajar los precios, sino a tratar de aumentar cada vez más sus ganancias”.

Dijo que a finales de este año Petróleos Mexicanos será retirado de la comercialización, “es decir, del petróleo crudo y el gas que se extraigan del suelo y su lugar podrá ser ocupado por un particular”.

Aseguró que “esa medida no es solo un gravísimo error, y una concesión privilegiada, sino que entraña además, una cesión de soberanía del Estado sobre un recurso energético, no sólo por su valor económico sino, sobre todo, por su relevancia política y social”.

Desde el Monumento a la Revolución, en el 79 aniversario de la Expropiación Petrolera, Cárdenas Solórzano expresó su rechazo a esta medida implementada por el gobierno federal, al manifestar que afecta a un sector público fundamental para la movilidad, la economía y el bienestar social.

El ex candidato presidencial, acompañado por el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, y los dirigentes nacionales del PRD, Alejandra Barrales, y de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, cuestionó que el gobierno de la República esté llevando a cabo “la destrucción consciente de la industria petrolera nacional y la entrega de los recursos energéticos de la nación a empresas privadas”.

Publicidad