Diputados del PAN pidieron al Auditor Superior de la Federación, David Colmenares, que investigue un posible desvío del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Seguro Popular.

Los legisladores solicitaron una auditoría en tiempo real para determinar cómo se han utilizado recursos de éste en las últimas semanas.

En la denuncia se menciona que el 12 de julio, el Presidente Andrés Manuel López Obrador emitió lineamientos con les permite «disponer inmediatamente» de los recursos del Fondo para integrar el Instituto de Salud para el Bienestar.

Señalaron que el 13 de septiembre pasado, el titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer, autorizó a funcionarios de segundo y tercer nivel la utilización de éstos, cuando es una función prioritaria del titular de la Comisión Nacional de Protección Social de Salud.

«Acudimos a presentar esta denuncia ante la presunción del manejo, aplicación y custodia irregular de recursos públicos federales asignados al Fondo», se lee en la denuncia dirigida al titular de la ASF, entregada este sábado.

Al encabezar la acusación, el diputado Éctor Jaime Ramírez Barba, secretario de la Comisión de Salud, indicó que el propio Presidente de la República ha señalado que utilizaría los recursos del Fondo, que acumula 80 mil millones de pesos, para la creación del Instituto de Salud para el Bienestar.

Señaló que no se ha especificado qué pasará con la atención a los enfermos financiada con este Fondo, que cubre 66 enfermedades.

«El uso faccioso del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Seguro Popular es una violación a la ley y pone en riesgo la continuidad de los tratamientos para miles de mexicanos, incluidos niños, que padecen de cáncer, u otra enfermedad de alto costo», dijo el legislador.

«En los últimos dos años se pagaron 5 mil 968 millones de pesos para los costos directos de atención médica con cargo a este fondo del Seguro Popular, que de otra forma habrían sido imposibles de costear sin llevar a la ruina económica a las familias de los enfermos».

Si desaparece el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos o sus recursos se destinan a otro fin distinto a la atención de enfermedades de alta especialidad, difícilmente la población podrá atenderse con dinero de su bolsillo, expresó.

Asimismo, indicó que éste absorbe los costos de los diferentes tratamientos.

«Por ejemplo, un tratamiento para el cáncer cervicouterino cuesta 37 mil pesos por caso, para el cáncer de la infancia y la adolescencia el costo es de 159 mil pesos, en el caso del cáncer de mama 234 mil pesos, el cáncer de próstata 148 mil pesos, o el cáncer de Colon y recto 203 mil pesos», detalló.

A decir del diputado, el Fondo puede utilizarse para financiar otros programas y no para la salud de los mexicanos.

«El Gobierno federal demuestra que no le interesa la protección de los grupos más vulnerables, solamente busca la forma de costear sus proyectos clientelares, a costa de la salud de los mexicanos», aseveró.

Agregó que la ASF tiene las facultades para autorizar la revisión de la gestión financiera de la Secretaría de Salud, en especial de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud de manera inmediata, si existe evidencia de desvío de recursos hacia fines distintos a los autorizados o irregularidades en su manejo, como ocurre en este caso.

«Los diputados de Acción Nacional requerimos que la Auditoría determine si el Gobierno federal está incurriendo en malversación de este fondo, y en caso de que se acredite una violación a la norma, se determinen las sanciones administrativas correspondientes y se dé vista al Ministerio Público respecto de las conductas que pudieran ser constitutivas de delito», concluyó el legislador.

Publicidad