El Pentágono difundió que Soleimani era el encargado de las operaciones fuera de Irán de los Guardianes de la Revolución y ha estado presente sobre el terreno en Siria y en Irak supervisando a las milicias respaldadas por Teherán en ambos países árabes, lo que hace suponer que guió a las fuerzas estadounidenses hacia Irak para asesinarlo, al suponer que fue quien orquestó el ataque a la embajada de EU en Irak.

“El general Soleimani estaba desarrollando activamente planes para atacar a diplomáticos estadounidenses y militares en Irak y por toda la región”, afirmó el Pentágono en un comunicado tras asesinarlo en un bombardeo cercano al aeropuerto de Irakí.

El Pentágono informó que el presidente Donald Trump ordenó el asesinato de Soleimani, al acusar al general y a sus fuerzas Quds de “la muerte de cientos de estadounidenses y miembros de la coalición” y de “herir a miles más”.

Hay que recordar que el presidente de Estados Unidos tuiteó, minutos antes de que el Pentágono difundiera un comunicado, una bandera estadounidense sin texto alguno.

Mientras que el secretario de Estado, Mike Pompeo, publicó en Twitter: “Iraquíes bailando en las calles por la libertad; agradecidos de que el general Soleimani ya no está más”, acompañando el mensaje de un vídeo en el que se aprecia a gente corriendo por una calle con banderas de Irak.

Es importante mencionar que el ataque hace temer represalias de Teherán y redobla la ya alta tensión con Washington en Irak, donde el pasado martes decenas de manifestantes proiraníes atacaron la Embajada estadounidense, donde la multitud rompió el muro exterior al grito de “¡Muerte a Estados Unidos!”, en respuesta a la ofensiva llevada a cabo por las fuerzas norteamericanas el pasado domingo, que dejó al menos 25 muertos en cinco bombardeos en la frontera entre Irak y Siria contra posiciones de las brigadas de Hezbolá, en represalia por la muerte de un contratista estadounidense el pasado viernes, en otro ataque del que Washington acusa a la milicia proiraní.

Este viernes, la Embajada estadounidense en Bagdad ha recomendado a sus ciudadanos “salir inmediatamente” del país, mientras que el primer ministro de Irak, Adel Abdul Mahdi, ha denunciado la muerte de Soleimani como una “agresión” estadounidense.

Publicidad