El PRD y Movimiento Ciudadano pactaron con el PAN el impedir que se instale la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados si no hay voluntad del PRI y del Gobierno federal para evitar que el procurador, Raúl Cervantes, se convierta en automático en el Fiscal General de la República.

Así lo reveló el vicecoordinador de los diputados del PRD, Jesús Zambrano, quien advirtió que la medida no es para respaldar al PAN, sino el interés nacional, ya que no se quiere un fiscal a modo del PRI que solape posibles actos ilegales por nueve años.

Resaltó que la obstrucción a que se renueve la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados no es porque haya escalado un conflicto doméstico de panistas.

En tanto, el coordinador de los diputados del PAN, Marko Cortés, convocó a la sociedad civil organizada y a los partidos políticos de oposición a impedir que el gobierno imponga a un fiscal general a modo y con clara afiliación partidista.

“La situación que prevalece en el Congreso de la Unión es responsabilidad del PRI-Gobierno, que pretende a toda costa imponer como fiscal general al actual Procurador por un periodo de nueve años, con la clara intención de blindarse ante la corrupción de este sexenio”, dijo.

Publicidad