Con referencias y preferencias a Jorge Winckler Ortiz, como llamarlo “fiscal”, cuando apenas busca ser nombrado para ese cargo, el aspirante a ocupar la titularidad de la Fiscalía General del EStado, acudió al Congreso local a su entrevista con los integrantes de la Comisión de Procuración de Justicia.

Lo que se supone, debería ser una entrevista para presentar un plan de trabajo, fue más un espacio para elogiar el trabajo de quien apenas lleva 40 días como fiscal visitador.

El formato de su entrevista, fue más parecido al de una comparecencia, pues habló del trabajo de la Fiscalía General del Estado, asumiendo como suyos los logros de los últimos años y criticando los errores, eso sí, en todo momento evitando involucrar al ex fiscal Luis Ángel Bravo Contreras.

Sobre su plan de trabajo, adelantó que se irán muchos de los que hoy trabajan Fiscalía General del Estado, pues aseguró que quienes no aprueben los exámenes de control y confianza, no podrán seguir en la institución, además de que se revisará el perfil de cada empleado para ubicarlos en las áreas donde brinden mejores resultados.

También adelantó que ya no se permitirán trabajadores comisionados cobrando altos sueldos, incluso por encima de los fiscales regionales, como de igual forma se hace una depuración de la nómina para evitar los aviadores.

Uno de los principales retos que tiene la Fiscalía General del Estado es la poder vincularse con la sociedad, pues lamentó que la ciudadanía ya no quiere acudir a denunciar, por la falta de confianza en esta institución, lo cual debe ser revertido por el bien del propio Estado.

Publicidad