El referéndum sobre el liderazgo del partido socialdemócrata (SPD) de Alemania fue ganado por los opositores Norbert Walter Borjans y Saskia Esken.

El dúo de disidentes se impuso al vicecanciller Olaf Scholz y Klara Geywitz, garantes de la Grosse Koalition (la gran coalición) con la canciller Angela Merkel. Por lo tanto, el resultado de estas elecciones podría dar a una sacudida en el gobierno alemán, pues podría romperse la alianza con la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Merkel, poniendo en riesgo su futuro.

El partido más antiguo de Alemania se encuentra en una situación turbulenta tras una serie de sombríos resultados en las elecciones regionales y europeas y una carrera de liderazgo de seis meses de duración que los ha dejado a la zaga en las encuestas. Muchos miembros quieren dejar el gobierno y reconstruirse como oposición y esto es lo que enarbolan justamente los ganadores de este sábado.

El candidato más conocido y que emergía como favorito era Scholz, ministro de Hacienda y vicecanciller, un centrista criticado por la izquierda de su partido por seguir la cautela fiscal de su antiguo predecesor conservador Wolfgang Schaeuble.

Walter Borjans, ex ministro de Finanzas de la región, apodado Robin Hood por tomar medidas enérgicas contra los evasores de impuestos con cuentas secretas en bancos suizos está en la vereda opuesta.

Junto a su compañera de fórmula izquierdista Esken son muy críticos con la coalición y dicen que quieren renegociar el acuerdo de dicho pacto de 2018 con más atención a la justicia social y la inversión, si es necesario con un déficit presupuestario.

Si los conservadores se niegan, Esken ha dicho que recomendaría abandonar el gobierno.   

Publicidad