Xalapa, Ver.- La separación de Enrique Cambranis y Jessica Lagunes del Grupo Legislativo del PAN, es solo un “capricho” de José Mancha y de Sergio Hernández que no supieron manejar el poder, ni supieron asimilar la derrota, mencionó Joaquín Guzmán Avilés.

Dijo que previo al proceso interno de la dirigente estatal panista, él buscó tratar de llegar a un acuerdo y negociación con José Mancha por el bien del partido, pero éste se negó.

Ante ello, fue que decidió participar, derivando en la anulación de la elección ordenado por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Ahora, resaltó, él ya no está dispuesto a buscar una negociación con José Mancha, pero sí con todos aquellos panistas dispuestos a rescatar el partido.

“Tenemos que regresar a los orígenes del partido, de defensa de las causas ciudadanas, de respeto a la militancia y a los liderazgos municipales y regionales. Porque el PAN se ha convertido en otros partidos, donde todos los acuerdos se hacen en los oscuritos unos cuantos, se reparten el poder y los puestos, y olvidan por completo a la sociedad y a la militancia”, añadió.

Publicidad