La Cámara de Diputados aprobó por 291 votos a favor y uno en contra el dictamen que reforma el Código Penal Federal, para tipificar como delito las peleas de perros y establecer sanciones que podrían ser de hasta siete años y medio de prisión y tres mil 300 días de multa.

El dictamen, que ahora se turnará al Senado para su análisis y eventual aprobación, señala que las sanciones serán de seis meses a cinco años de prisión y el equivalente de 200 a 200 mil días de multa, y se incrementarán en una mitad cuando se trate de servidores públicos. A los espectadores de estos eventos se les impondrá un tercio de la pena.

Indica que las actividades que se sancionan en el nuevo precepto son criar o entrenar perros con propósitos de hacerlos participar en peleas; comprar, vender, poseer o transportar caninos para involucrarlos en peleas, y organizar, promover, anunciar, patrocinar o vender entradas para espectáculos que impliquen dichas riñas.

Anuncios

Asimismo, poseer o administrar una propiedad para realizar peleas de perros; ocasionar que menores de edad presencien exhibiciones de riñas entre caninos, y realizar cualquier acto, incluso sin fines de lucro, con el propósito de involucrar a perros en peleas.

En su exposición de motivos, se establece que es necesario legislar en materia de combate al maltrato y crueldad contra los animales, no sólo porque se ha vuelto una tendencia internacional, sino porque es una necesidad de la sociedad, “dado que la violencia contra los animales está asociada a otro tipo de violencias sociales y fenómenos de descomposición social”.

Publicidad