Xalapa.- “Si no mejoramos la calidad educativa, no hay futuro para Veracruz”, sentenció el candidato de la Coalición Unidos para Rescatar Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares al dar a conocer los 10 puntos de su estrategia para atender la emergencia en educación que vive la entidad.

Este domingo, en Xalapa, el candidato Yunes Linares dio a conocer el proyecto de educación que aplicará cuando sea Gobernador de Veracruz, plan que, dijo, diseñó en conjunto con especialistas en el área de educación.

Frente a diputados federales del PAN y PRD, así como los dirigentes estatales José Mancha Alarcón y Rogelio Franco Castán, y del coordinador de los diputados federales de Acción Nacional Marco Cortés, Yunes Linares explicó sus compromisos con la educación que consisten en elevar la calidad, utilizar las tecnologías, ampliar la cobertura, alfabetizar, abatir el rezago en la infraestructura y equipamiento, evaluar el sistema educativo, a autoridades y maestros; revisar los presupuestos asignados al área y gestionar mayores recursos para la Universidad Veracruzana.

Anuncios

DSC_1371

Miguel Ángel Yunes Linares expresó que no basta con hacer efectivo el derecho a la educación, es necesario prestar atención a la calidad, equidad y a la excelencia de la enseñanza.

“Debemos ampliar la mirada, fomentar el aprendizaje a todo lo largo de la vida, debemos lograr que las niñas, niños y jóvenes cursen y concluyan la enseñanza obligatoria. Es fundamental que el Estado y la sociedad generen condiciones apropiadas para que un número creciente realice estudios universitarios y de postgrado”.

En Veracruz el desafío en educación es la baja calidad y la inequidad, sobre ello es necesario trabajar con una amplia visión.

La educación y su calidad debe ser una verdadera política de Estado que trascienda las posturas partidistas y coyunturas políticas y los limitados tiempos de Gobierno; y que cuente con el compromiso de los tres niveles de gobierno.

Para acabar con la desigualdad en la educación habrá que articular la política social, de salud y combate a la pobreza con la política educativa; se reforzarán los programas compensatorios para garantizar el acceso, la permanencia y la conclusión de los estudios de los alumnos en condiciones de pobreza y vulnerabilidad.

También se atenderá el analfabetismo que en Veracruz afecta al 10 por ciento de su población, se facilitará la conclusión de la educación básica a quienes la hayan interrumpido; se atacará el problema de deserción y reprobación.

Otro problema que requiere la mayor atención es el rezago en la infraestructura educativa y equipamiento.

Veracruz se ubica entre los últimos lugares a nivel nacional en cuanto a condiciones precarias de sus planteles educativos.

Así, en la entidad hay 290 escuelas con piso de tierra; 8 mil 700 planteles no cuentan con servicio de agua potable; 12 mil 400 no tienen drenaje, el 10 por ciento de las escuelas carecen de energía eléctrica; 3 mil planteles no tienen sanitarios; sólo el 20 por ciento cuentan con internet.

Entre otras acciones se fortalecerá la educación normalista, se hará énfasis en  la investigación, el desarrollo profesional de los mentores y proteger los derechos de los trabajadores; se gestionará ante el Congreso federal mayores recursos para la educación, ciencia y tecnología, y el incremento a lo asignado a la Universidad Veracruzana.

Además, se trabajará en reforzar los valores cívicos, éticos y democráticos, y la cultura de la paz y de respeto a los derechos humanos.

Publicidad